Al menos dos muertos en las protestas por escasez de agua en Irán

Protestas por la escasez de agua sacudieron el suroeste de Irán

 

 

 

La muerte mediante disparos de un segundo joven en las protestas por la escasez de agua en la provincia suroccidental iraní de Juzestán fue confirmado este domingo por medios locales.

El fallecido, un joven de 18 años llamado Qasem Jozeir, era dependiente en una tienda y fue herido por disparos el viernes por la noche cuando por la noche regresaba a su casa después de su trabajo, informó su tío en un vídeo explicativo difundido por la agencia local iraní de noticias Fars.

“Llego sangrando a casa y lamentablemente falleció, no pudo decir quién le disparó”, indicó su tío que aseguró que su sobrino no había participado en las protestas.

Además del citado chico el viernes durante las manifestaciones murió otro joven llamado Mostafa Naimaví que según las autoridades él si que estuvo presente en la manifestación y fue disparado por los “los alborotadores”.

Las protestas contra la escasez de agua en diferentes ciudades de la provincia de Juzestán comenzaron el jueves y ayer continuaron por tercer día consecutivo.

Según medios locales la Policía tiene en su agenda la identificación de los autores de esos asesinatos.

No es la primera vez que los funcionarios en Irán pretenden que los que disparan a la gente son algunos “alborotadores” presentes en las protestas.

Según imágenes difundidas en redes sociales, en varias regiones donde tienen lugar las protestas se oyen muchos tiroteos pero no se ve si los que están disparando son agentes de seguridad o la gente.

Este verano el aumento de las temperaturas en la calurosa provincia de Juzestán ha causado que se cierren varias veces las oficinas.

La citada provincia, es la más rica de Irán en términos de recursos de petróleo y gas, pero en los últimos años su nivel de vida se enfrenta a varios problemas medioambientales en su mayoría vinculados con el agua.

La escasez de agua ha causado problemas en la agricultura y ganadería, así como un alto índice de contaminación y descontento social.

Estas protestas se suman a las que se han producido en varias ciudades de Irán por los continuos cortes de electricidad.

En las últimas semanas numerosas ciudades de Irán, incluida la capital de Teherán, han registrado apagones continuos que las autoridades achacan a la sequía que azota el país.

EFE