La persecución llevó a la disolución a una ONG de abogados y periodistas en Rusia

 (Sputnik/Mikhail Klimentyev/Kremlin via REUTERS)

 

 

 

Una conocida asociación independiente de abogados y periodistas de Rusia, Equipo 29, anunció hoy su disolución por la persecución de las autoridades rusas

El fundador de la ONG, que defiende a acusados de alta traición, difusión de secretos de Estado o de espionaje, Iván Pávlov, explicó que el viernes el regulador ruso de las comunicaciones bloqueó la página web de la asociación a petición de la Fiscalía por contener información de la organización checa Spolecnost Svobody Informace.

Esta organización fue fundada en 2015 para proveer acceso a información pública y en sus inicios estaba copresidida por Pávlov.

En junio pasado Spolecnost Svobody Informace fue declarada “indeseable” en Rusia

“Las conclusiones de la Fiscalía General contradicen los hechos y la ley, son arbitrarias y descabelladas. Equipo 29 no tiene ninguna relación con la ONG checa. Los abogados apelarán, pero ahora mismo no podemos ignorar la posición de los “siloviki”, los miembros de los órganos de seguridad del Estado, escribe la ONG.

“El siguiente paso en el ataque contra nosotros podría ser el procesamiento penal tanto de los miembros de Equipo 29 como de sus seguidores (…)”, acorde a los cambios en el Código Penal que entraron en vigor en julio de este año, indica Pávlov en el comunicado difundido en la cuenta de Telegram de la asociación.

Sostuvo que en estas condiciones, “la continuación de las actividades de Equipo 29 representa una amenaza directa y clara para la seguridad de un gran número de personas, y no podemos ignorar este riesgo”.

“Estamos tomando la difícil decisión de terminar las actividades de Equipo 29. Los abogados continuarán trabajando en los casos de sus clientes exclusivamente a título personal, si los clientes no rechazan su ayuda en la situación actual”, afirmó.

La ONG borrará además su archivo entero, es decir textos, memorandos, informes, investigaciones, aclaraciones de leyes, historias de presos políticos, documentos judiciales, entrevistas, podcasts, un proyecto literario, publicaciones en redes sociales.

La existencia de este contenido en internet puede calificarse como “distribución de materiales de una organización no deseada”, explicó Pávlov, quien recomendó además a cualquier persona que haya compartido el contenido de Equipo 29 eliminar enlaces directos y publicaciones de la ONG.

“Pueden considerarse como participación en las actividades de una organización indeseable”, agregó.

EFE