Primarias presidenciales arrancaron en Chile con temor a baja participación

Las elecciones primarias 2021 en Chile se llevan a cabo este domingo 18 de julio. (Foto: Servel)

 

 

 

Más de 2.500 locales de votación volvieron a abrir sus puertas este domingo en Chile -la quinta vez en lo que va de año- para que los ciudadanos elijan a sus candidatos de derecha e izquierda en los comicios presidenciales del próximo 21 de noviembre.

El exalcalde ultraconservador Joaquín Lavín y los exministros Mario Desbordes, Sebastián Sichel e Ignacio Briones compiten en la coalición “Chile Vamos”, integrada por los cuatro partidos conservadores con los que gobierna el presidente chileno, Sebastián Piñera, quien no se ha decantado públicamente por ninguno.

“Es posible que Lavín gane con un margen más pequeño del que se espera, pero creo que no hay dudas en que va a ganar porque tiene un partido detrás organizado y disciplinado”, aseguró a Efe Mauricio Morales, de la Universidad de Talca.

En el bloque de izquierdas “Apruebo Dignidad” se verán las caras el exalcalde comunista Daniel Jadue y el diputado Gabriel Boric, del Frente Amplio (FA), coalición surgida tras las protestas estudiantiles de 2006 y 2011.

El centroizquierda no consiguió ponerse de acuerdo para inscribir una candidatura común, aunque todo apunta a que la presidenta del Senado, la demócrata-cristiana Yasna Provoste, se lanzará antes de la fecha límite del 23 de agosto.

La gran incógnita es si recibirá el respaldo del Partido Socialista (PS), que a priori se decanta por Paula Narváez, quien fue portavoz en el segundo mandato de Michelle Bachelet (2014-2018).

“Desde el retorno a la democracia, es la primera vez que un comunista tiene una proyección tan alta, pero no porque el comunismo como tal haya ganado muchos adeptos, sino porque la derecha y la centroizquierda tradicional están muy desprestigiados”, indicó a Efe Lucia Dammer, de la Universidad de Santiago de Chile.

Fatiga electoral

Se prevé que la participación toque mínimos históricos debido a la fatiga electoral, la pandemia y el festivo del viernes y también porque las primarias no suelen atraer a tantos votantes como otros comicios.

En las de 2013, casi tres millones de chilenos de un padrón de 14 millones fueron a votar, mientras que cuatro años después la cifra bajó hasta 1,8 millones.

Además, no todo el mundo está llamado a las urnas: los ciudadanos independientes pueden votar en uno de los bloques, mientras que los militantes de los partidos “Chile Vamos” y “Apruebo Dignidad” solo pueden sufragar por su sector.

Los militantes de partidos que no se presentan a las primarias no pueden participar, como DC o PS, y quienes resulten perdedores en ambas coaliciones no podrán presentarse como independientes para los comicios de noviembre, cuya segunda vuelta se celebrará el 19 de diciembre.

EFE