Luis Velázquez Alvaray: Carrusel de la fama

La expresión cultural de los pueblos vierte como el agua de pozos escondidos, profundos. La radio como medio accesible a todos, sigue presente en estos tiempos revueltos de la comunicación masiva.

Así como la nieve del pico Bolívar- en Mérida es símbolo del bello estado – desde hace 49 años irrumpió en cielo iluminado, un peldaño cultural en esta parte del territorio, de tantos creadores como riachuelos tiene.

Me refiero a la labor del periodista Néstor Trujillo Herrera, amante empedernido de su ciudad y que ha constituido un monumento popular, integrado a la ya larga lista que el estado andino ofrece al mundo.

“Carrusel de la fama”, es una propuesta al fortalecimiento de los valores, hoy golpeados por sucesos adversos. Recuerda todas las semanas la gran obra histórica bajo el liderazgo civil de la Merideñidad, de la cual este caballero es fiel representante; es un árbol, en ese bosque de tradiciones que resaltan los valiosos aportes en todas las áreas del saber. Mérida es Universidad, aunque se pretenda destruirla. Es nieve, vegetación de altura con frailejones en sus páramos que atienden al color tenue, como los rayos del sol que les llega dispersamente. Sus parques nacionales son fuentes de vida, agua, fauna y flora: natural, cristalina, enriquecedora, mágica.

Mérida, cantera de luchadores civiles por la democracia, Es un mosaico de libertad. Allí permanece esta hechura radiofónica, que también “se transmitió” en papel, cuando se publicaba en el Diario “Frontera”. Hoy, en las redes, es como un pez en el océano, que ofrece vida y buen camino.

Carrusel de la Fama, es un libro sonoro, una narrativa persistente de esas montañas con su aire melódico. Es cita obligada los domingos, en la ciudad y en los potreros friolento de los campesinos merideños. Desde allí se enaltecen las Instituciones que luchan por su permanencia.

La Universidad de los Andes, la de grandes rectores como Pedro Rincón Gutiérrez y Michel Rodríguez. Entre tantos, José Mendoza Angulo, Néstor López.

Carrusel de la Fama, es Juan Feliz Sánchez, la Catedral y el Cardenal Quintero, Monseñor Salas y es el Cardenal Baltazar Porras Cardozo.

Son muchas las Instituciones y personalidades que durante casi cinco décadas han fortalecido este espacio, que se resume en una catedra comunicacional de buen periodismo. Púlpito de tradiciones y costumbres.

Solo un recuerdo final:

El periodista Néstor Trujillo Herrera, también Ingeniero, el Dr. Albio Contreras, jurista y comunicador tempranamente fallecido y mi persona, nos graduamos juntos y cuando celebramos el acontecimiento, fingimos unas entrevistas entre los tres: recuerdo que le pregunté a Néstor Trujillo.

-Buenas tardes, cómo se llama usted:

-Soy Carrusel de la Fama

Larga vida al periodista y a su nombre:

Carrusel de la Fama. (CNP 8964)