El emperador de Japón asistirá a la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos este #23Jul

Los trabajadores decoran las mascotas olímpicas y paralímpicas, Miraitowa (L) y Someity (R), en preparación para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 cerca del centro de prensa principal en Tokio el 20 de julio de 2021. (Foto de Toshifumi KITAMURA / AFP)

 

El emperador de Japón, Naruhito, asistirá el viernes a la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Tokio, anunció la Agencia de la Casa Imperial.

La emperatriz Masako no estará presente en la ceremonia, que tendrá lugar sin la participación del público, como la casi totalidad de las competiciones en los Juegos Olímpicos, y solamente con la presencia de algunos centenares de personalidades japonesas y extranjeras.

El emperador de Japón está desprovisto de poder político pero encarna una figura simbólica para el país.

Según la prensa local, Naruhito debería declarar este viernes la apertura oficial del evento como presidente de honor de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio, pero un responsable de la Agencia de la Casa Imperial, preguntada el martes por la AFP, no lo confirmó.

Los portadores de la antorcha posan para fotografías con sus antorchas olímpicas durante la ceremonia de iluminación en el parque Hamacho en el distrito de Nihonbashi de Tokio el 20 de julio de 2021 antes de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. (Foto de Philip FONG / AFP)

 

Su padre, Akihito, declaró abiertos los Juegos de invierno de Nagano-1998 y su abuelo, Hirohito, los Juegos de verano de Tokio-1964 y los de invierno de Sapporo-1972.

Naruhito debe recibir el jueves en el Palacio Imperial de altos responsables del Comité Olímpico Internacional (COI), entre ellos su presidente Thomas Bach, y un día después a dirigentes extranjeros, antes de la ceremonia de apertura, según la cadena de la televisión pública japonesa, NHK.

Esta imagen muestra los anillos olímpicos y el Estadio Olímpico de Tokio el 20 de julio de 2021, antes de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. (Foto de Behrouz MEHRI / AFP)

 

A finales de junio, el jefe de la Agencia de la Casa Imperial, Yasuhiko Nishimura había declarado a la prensa que el emperador estaba en su opinión “muy preocupado” por el aumento de casos de covid-19 a medida que se acercaban los Juegos Olímpicos, compartiendo temores con una gran parte de la población japonesa.

El gobierno nipón quitó importancia luego a esas palabras, estimando que Nishimura únicamente había compartido sus propios sentimientos.

Ante la impopularidad de los Juegos de Tokio para una parte importante de los japoneses según las encuestas, el gigante automovilístico Toyota, uno de los grandes patrocinadores del movimiento olímpico, comunicó el lunes que sus dirigentes no asistirán a la ceremonia de apertura.

El emperador japonés Naruhito y la emperatriz Masako viajan en automóvil durante su desfile real para conmemorar la entronización del emperador japonés Naruhito en Tokio, Japón, el 10 de noviembre de 2019. REUTERS / Issei Kato

 

Otros dirigentes de patrocinadores japoneses, como Panasonic o el gigante de las telecomunicaciones NTT, van también a evitar la ceremonia con un gesto similar, según la prensa local.

AFP