Donald Trump podría presentarse para las presidenciales de 2024

BBC

 

Al parecer, Donald Trump está diciendo a sus invitados a cenas que planea presentarse a la presidencia de nuevo en 2024, a pesar de jugar tímidamente sobre sus ambiciones a la Oficina Oval en público.

Por: independentespanol

Según Rolling Stone, Trump ha dicho a al menos tres personas con las que ha cenado en los últimos meses que está planeando presentarse a las elecciones de 2024. Un ex alto funcionario del Comité Nacional Republicano habló con Rolling Stone sobre los intercambios.

“Tengo tres amigos que han cenado con él en los últimos dos meses. Los tres informaron que sus planes actuales son presentarse a la presidencia en 2024”, afirmó el funcionario. “Ahora, que lo haga o no es una cuestión diferente. Todavía faltan tres años. Pero eso se lo dice a la gente”.

El funcionario confirmó que las dos primeras cenas tuvieron lugar a finales de la primavera, y la tercera ocurrió en algún momento de las últimas dos semanas.

La persona que cenó con Trump en la tercera cena habría dicho que “no está 100% seguro de que Trump quiera presentarse, pero le gusta estar en la conversación, quiere congelar el campo y quiere que su nombre salga a la luz”.

Otro exasesor de Trump que habla regularmente con el círculo íntimo del expresidente mencionó que estaban al tanto de conversaciones similares. Dijeron que Trump ha estado indicando desde mayo que se estaba inclinado hacia otra carrera, y que los signos recientes también sugieren una segunda campaña.

“Toda la gente con la que hablo y que trata directamente con él cree que a partir de ahora se presentará”, detalló la fuente.

Trump sigue siendo un candidato potencial muy popular entre las bases republicanas, ya que más de la mitad de los encuestados en un sondeo reciente precisaron que le apoyarían en unas primarias si se presentara. El candidato más cercano a Trump en términos de apoyo es el gobernador de Florida, Ron DeSantis, que también es leal a Trump.

El expresidente ya ha empezado a dar mítines de nuevo, aparentemente para ofrecer su apoyo a varios republicanos que espera que ganen en las elecciones de mitad de mandato. Es muy probable que estos mítines sean también un medio para que Trump mantenga su nombre en el centro de la política republicana.

A pesar de los probables intereses de Trump en sus mítines de apoyo, es poco probable que ninguno de los candidatos a los que apoya se queje. Trump y sus candidatos elegidos tienen una relación simbiótica: ellos reciben el codiciado sello de aprobación de Trump, y él consigue más tiempo de cara y más cobertura en las noticias nacionales.

Trump se ha mostrado muy protector con sus apoyos, y en un momento dado enfrentó, durante una cena, a un grupo de candidatos de Ohio que competían por un escaño del Senado que quedaría vacante próximamente. Trump pidió a los candidatos que explicaran por qué debían recibir su apoyo en lugar de los demás.

La campaña del expresidente también ha estado atenta a cerrar el paso a los candidatos que parecen engañar a los votantes haciéndoles creer que cuentan con el respaldo de Trump. Jason Miller, uno de los ayudantes del expresidente, ha perseguido a los candidatos que han hecho afirmaciones falsas de apoyo en las redes sociales y ha dejado claro que Trump no ha dado su bendición.

Esta es otra forma en la que Trump puede mantener su posición como verdadero líder del partido republicano. Al tratar su sello de aprobación como una unción sagrada, Trump puede influir en las carreras estatales, ganar favores con los legisladores y mantenerse apuntalado como la máxima autoridad del partido, una posición útil en caso de que decida presentarse de nuevo en 2024.