Encuesta DYM: El Psoe acentúa su desgaste pese a la crisis de Gobierno

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno / Europa Press.

 

 

 

La profunda remodelación en el seno del Gobierno, que ha supuesto el cambio en siete carteras socialistas, no solo no ha conseguido hacer que el PSOE remonte en las encuestas, sino que, según el barómetro de DYM para 20 minutos, pierde casi dos puntos en estimación de voto, mientras que el PP mantiene la tendencia al alza y podría gobernar con el apoyo de Vox, así lo reseñó 20 MINUTOS.

La formación liderada por Pablo Casado obtendría un 28% de los votos, seguido por el PSOE, con un 24%; Vox (19,7%); Unidas Podemos (10,5%); Cs (4%) y Más País (2,5%).

Con estos porcentajes, Casado obtendría entre 121 y 125 escaños y conseguiría gobernar sumando los 54-58 de Vox. Los resultados son similares a los del barómetro de junio para estas dos formaciones, que mantienen su tendencia ascendente. No así el PSOE, que pierde casi dos puntos con respecto al mes anterior, lo que supone también una leve caída en escaños, que oscilan entre 96 y 100 y quedaría lejos de la mayoría con los 23-26 de Unidas Podemos.

En esta ocasión, Cs y Más País rompen el desempate que mantenían en las encuestas a favor del partido de Íñigo Errejón, que lograría entre 3-4 escaños, mientras que la formación naranja obtendría 2-3.

Casi todos los partidos mejoran sus resultados con respecto al barómetro de junio, con leves diferencias. El único de los grandes partidos que manifiesta una caída más acuciante, de casi dos puntos, (1,8%) es el PSOE, que mantiene el desgaste que ya apuntaban las encuestas desde el batacazo de las elecciones de la Comunidad de Madrid el pasado mayo. Si bien manifestó una remontada en el barómetro de junio, no ha conseguido mantenerla pese a la profunda remodelación del ala socialista del Gobierno.

La crisis de Gobierno no supondrá un cambio real

El barómetro de DYM recoge también la valoración de los ciudadanos sobre los cambios que el Gobierno llevó a cabo hace casi dos semanas, aunque la mayoría no cree que la renovación de carteras repercuta en las políticas futuras del Ejecutivo. En concreto, el 73,7% considera que el rumbo de los próximos años va a ser el mismo frente al 17,8% que cree que sí supondrá un cambio importante. Son principalmente los votantes del PSOE y Unidas Podemos quienes defienden esta tesis, un 33,8% y 32,5%, respectivamente.

Tampoco está convencida la población de que sea un cambio mejor para España -solo el 15,9% lo cree- ni para la economía -con cifras similares- ni tampoco para Cataluña. En este sentido, también es mayor el porcentaje de población que opina que la relación con la Generalitat será igual. Así opina el 52,4%, mientras que el 20,8% cree que será peor y solo el 18,8% confía en que será mejor. En este caso son los votantes de la formación morada los más optimistas tras el nuevo gobierno, en el que sus carteras no se han visto afectadas.

Sobre este asunto también han opinado los ciudadanos, que consideran mayoritariamente que los ministerios en manos de la formación morada deberían haberse incluido en la remodelación del Gobierno. Así lo cree el 61,5% de los españoles, frente al 20,6% que opina lo contrario.

En este aspecto hay opiniones discrepantes entre los votantes de las dos formaciones de Gobierno. El 65% del electorado socialista defiende que los cambios también deberían afectar a las carteras de Unidas Podemos, mientras que este porcentaje baja al 28,9% entre los votantes morados.

Yolanda Díaz, la líder mejor valorada

La vicepresidenta segunda y líder de Unidas Podemos en la coalición de Gobierno, Yolanda Díaz, es la mejor valorada de los principales dirigentes políticos, aunque ninguno aprueba. La ministra de Trabajo tiene una nota de 3,4, cuatro décimas menos que en el anterior barómetro. Por su parte, Pedro Sánchez ha pasado de hacer tándem en el ránking como segundo líder mejor valorado a caer a la tercera posición con un 3,2 de nota, una décima por debajo del líder de la oposición, Pablo Casado.

La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, también baja su valoración hasta el 3,1, empatada a Íñigo Errejón, que se estrena en el listado con la misma nota. Con un 2,6, Santiago Abascal continúa siendo el político peor valorado, empeorando incluso su nota en una décima con respecto al mes anterior.