Hijo de un alto funcionario castrista defendió a los comunistas desde Miami y atacó al exilio

Foto vía Periódico Cubano

 

Rodolfo Dávalos León dice que ha recibido amenazas de muerte, porque en redes sociales aseguran que es hijo del gobernante Miguel Díaz-Canel. Él niega esos vínculos familiares y explica que su padre es Rodolfo Dávalos Fernández, uno de los asesores del gobierno cubano.

Por Telemundo 51

“Yo estudio economía y me encanta la economía de mercado. Creo que es el sistema más democrático que existe”, dice Rodolfo Dávalos, empresario cubano residente en Estados Unidos.

Dávalos, quien se presenta como un defensor del capitalismo, pero se alinea políticamente con la dictadura cubana, dice que vive “en Estados Unidos, porque tiene el mejor sistema del mundo”. Pero no se esconde para decir desde aquí, que está del lado de los comunistas.

“Estoy abogando porque no exista una guerra. Porque esta ciudad entre en sentido común y deje de pedir una guerra abusiva contra un pequeño país (…) Llevan 62 años haciendo políticas fallidas y nada ha pasado”, dice.

Dávalos culpa al gobierno de Estados Unidos por el estallido social en la isla. Según su criterio, los cubanos no piden el fin de una dictadura, sino libertades económicas.

“Si tú tratas de ahogar una economía, después no te quejes porque la gente está en la calle porque no tienen bienes y servicios”, dice.

En sus redes sociales ha publicado mensajes como este: “que nadie se engañe, el pueblo de Cuba está con la revolución”. O éste: “si la revolución se cae me vas a encontrar en Cuba, con mi padre, rodilla en tierra, fusil en mano, defendiendo la obra de Fidel”.

Dice que lo hace por “tenerle agradecimiento a las personas que me dieron la oportunidad de estudiar, de tener educación, salud, oportunidades en las calles”.

En el 2016 fundó su propia compañía en Estados Unidos.

“Ustedes han dicho que yo hago negocios con Cuba y la gente se molesta. Han dicho que soy el hijo del presidente, y se molestan. Pero no han dicho que trabajé con la administración de Obama y avanzamos muchísimo con el tema de los derechos humanos en Cuba y las libertades económicas”.

A la pregunta de si considera que en Cuba se respetan esos derechos, incluida la libertad de expresión, dice “se respeta bastante. Depende. Es relativo”.

Asegura además que los cubanoamericanos son víctimas de una campaña de desinformación que no tiene como objetivo el bienestar del pueblo en la isla.