Sectores políticos, sociales y empresariales de Trujillo llaman a conformar comités por el Revocatorio

 

 

 

Creen en el Referendo Revocatorio como la siguiente oportunidad de voto para lograr la transición hacia la democracia, después de las regionales, por eso apuestan a que la organización para lograr condiciones para este evento comience desde ya. Esta fue una de las conclusiones de la reunión que dirigentes políticos, sociales y del sector productivo del estado Trujillo realizaron en Valera, en la que debatieron la situación del estado y las posibles soluciones al problema político que mantiene dividido al país.

Para los dirigentes políticos de la región, es urgente la organización de las bases ganadas a la idea de que el sufragio sigue siendo la mayor arma de presión en medio de un régimen autoritario, primero de cara a las regionales y municipales y, después, hacia el Referéndum Revocatorio que se abre en 2022.

 

“Hay que entender que si no hay unidad no podemos desmontar las trampas del gobierno, que montan para defender sus votos, la unidad es lo que nos va a permitir salir a la calle y defender nuestros votos. Tenemos que estar preparados para la lucha por la calle (…) Tenemos que entender que estas elecciones nos permiten movilizar al pueblo desde el punto de vista social, no con el objetivo de tener un cargo, sino con la tarea de fomentar en la gente la lucha y no llamar a la abstención”, advirtió Julio Moreno, líder político de los sectores de izquierda en
Trujillo.

Damián Milano, dirigente de la izquierda en Valera, manifestó su disposición a sumar esfuerzos en la entidad por el Referéndum. “Aquí debemos organizarnos, desde las calles, desde las parroquias, llevar el mensaje para animar a la gente a participar, explicarles que si hoy nos fortalecemos, como el inicio de un movimiento social, podremos ir con esa organización al Revocatorio. Ese debe ser el objetivo de nuestra participación en las regionales de este año. Debemos comenzar a articular los comités por el Revocatorio”.

Algunos representantes de los gremios también parecen tener clara esta vía.

“Los problemas son demasiados y eso se traduce en que el problema es el Gobierno Nacional. Hay mucho rechazo al Presidente de la República. Pienso que deberíamos organizarnos para el Revocatorio. Mi propuesta es que hagamos un documento que sea entregado por una comisión de nosotros a las masas, llevarlo a las iglesias, católicas y cristianas, luego a los agricultores y ganaderos, que ellos también agreguen al documento y se da a conocer el objetivo. Que todos participemos en esa vía”, dijo Ramón Araujo, perteneciente al Colegio de Contadores Públicos de Venezuela.

Nos unen nuestros problemas

La falta de transporte por la escasez de unidades y de combustible en Trujillo mantiene a la población desarticulada, aislada. El suministro de agua también es un problema que califican como grave. Creen que los trujillanos y los venezolanos debemos sobreponernos a las carencias cotidianas para ver el problema de fondo y
luchar para resolverlo, lograr devolver al país a la democracia.

“El problema del agua es grave, esto paraliza al país. Por ejemplo, a nosotros nos prometieron el Acueducto Metropolitano de Valera, supuestamente bajaron los recursos, para garantizar el agua a más de doscientas mil personas. Ahora nuestro acueducto son los techos de las casas donde subimos los tobos para agarrar el agua cuando llueve. Esto hay que cambiarlo, dijo Isidro Summer, del Partido Comunista.

Juntos lograron proponer el camino hacia algunas soluciones, como crear una comisión para exigir a Hidroandes sincerar la política de abastecimiento de agua y también exigir un plan de abastecimiento de combustible a los agentes de distribución de productos agrícolas.

Asimismo, la salud resulta una gran preocupación. Denuncian que en Valera solo los que llaman “enchufados” logran tener acceso a la vacuna contra el COVID-19. Para resolverlo, se plantean incluso acciones de calle que serán organizadas en los próximos días.

Nota de Prensa