Crisis económica dispara la malnutrición y la indigencia en Venezuela

Un hombre que dijo que trabaja como guardia de seguridad, busca comida junto a un cubo de basura en Caracas, Venezuela, 27 de febrero de 2019. Fotografía tomada el 27 de febrero de 2019. REUTERS / Carlos Jasso

 

 

 

Una población malnutrida o en indigencia es lo que sobra en Venezuela, pues la crisis económica y la hiperinflación han disparado las cifras de familias que no tienen cómo cubrir sus necesidades más básicas ni gozar de calidad de vida, y que ha generado que casi un 80% de los venezolanos esté en pobreza extrema y un 92,6% en pobreza, según los datos de la Encuesta Condiciones de Vida (Encovi), publicada en junio de 2020, la cual está avalada por la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), la Universidad Central de Venezuela (UCV) y la Universidad Simón Bolívar (USB).

Al hambre y al rebusque entre la basura para encontrar qué comer, se enfrentan a diario decenas de familias en Barquisimeto, pues cumplir con los tres platos de comida es cada vez más cuesta arriba con precios de alimentos que se inflan a diario, a la par que sube el dólar paralelo.

Esta situación se evidencia entre los sectores más vulnerables. María Pineda, de 97 años, lo constata a su avanzada edad. La anciana ha vivido los embates que ha provocado la hiperinflación, debido a que no tiene recursos para cubrir una alimentación adecuada y medicamentos para el dolor, tensión y corazón para llevar sus años dorados tranquilamente.

Pineda vive con su hija Nancy Suárez en un ranchito de bahareque, al cual le faltan algunas tapas de zinc, al norte de la ciudad en un sector llamado Las Cocuizas. Sufre de una hernia y tiene problemas estomacales, pero debido a su edad no puede ser operada, debería cumplir un tratamiento, pero no lo puede hacer por falta de dinero.

Coma un poco“, ofrece de su plato María Pineda al equipo de La Prensa, sin saber que esa ensalada de remolacha con papas será la única comida que tendrá en el día, pues el poco alimento que tiene su hija debe guardarlo para los demás días, para que aunque sea tenga algo en el estómago y así evitar los fuertes dolores.

“Me ayuda mi hermano con algo de dinero, nosotros tuvimos que salir del campo y ha sido muy difícil, realmente prefiero darle la comida a ella que la necesita mucho más que yo“, comenta Nancy.

AME2555. CARACAS (VENEZUELA), 20/10/2020.- Un hombre sostiene una botella de aceite y una bolsa de tomates mientras permanece sentado en una esquina el 15 de octubre de 2020, en Caracas (Venezuela). EFE/ Miguel Gutiérrez

 

 

Según datos ofrecidos por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), entre 2018 y 2020 unos 7,8 millones de venezolanos presentaron desnutrición, de los cuales un 10,6% serían niños que presentaron retraso de crecimiento durante el 2020.

Asimismo, Susana Rafalli, socióloga de Cáritas Venezuela, aseguró que la desnutrición infantil aumentó en un 73% durante la pandemia, resaltando que mientras persista la hiperinflación será imprescindible que el único acceso de alimentos que tengan las familias más pobres sea a través de las bolsas CLAP, las cuales no incluyen lácteos ni proteínas.

Esta cifra también concuerda con los datos ofrecidos en marzo por la organización de Madres y Padres por los Niños y Niñas de Venezuela (Mapani), en el cual establecen que un 40,9% de los niños que han atendido durante la pandemia en Lara, han mostrado riesgo de desnutrición debido a que sólo hacen dos comidas al día con dietas basadas en carbohidratos, como pasta y arroz y son complementadas con granos.

El psiquiatra Marco Tulio Mendoza comentó que en el país el índice de personas en situación de calle por la pobreza extrema es muy alto, pese a que no hay una cifra oficial en la que se establezcan cuántas son, debido a la opacidad que hay en el régimen de Nicolás Maduro.

Esas personas a pesar de que no están en la calle como tal, igualmente están en situación de calle, porque no tienen qué comer, algunos tendrán un ranchito, pero tienen que salir todos los días a revisar las bolsas de comida para ver qué alimento pueden conseguir“, dice.

Asegura que las personas que se encuentran en la indigencia son los marginados de la sociedad y que además muestran cómo la sociedad ha fracasado, ya sea por omisión o por acción.

Esa población marginal todos los días nos retrata el fracaso que como sociedad hemos construido por omisión o por acción, ya que en cada uno de esos seres humanos hay un hombre, una mujer o un niño que debió tener todas las posibilidades de desarrollarse como seres humanos y que es responsabilidad de todos“, dice.

Foto: Luis Murillo / Crónica Uno

 

 

Asimismo, destaca que las necesidades en el país son tan grandes que no habrían fundaciones suficientes para intentar ayudar a solventar las carencias a las que se enfrenta la sociedad.

Las necesidades son tan grandes en todos los sentidos, con niños en la calle, abuelos abandonados. Son tantos los casos que no habrían suficientes fundaciones y es que eso no debe ser producto de una fundación, sino de un Estado responsable con el ser humano, hay una responsabilidad vital”, dice criticando las actividades planificadas por el régimen chavista, sabiendo que hay muchas personas que se acuestan sin comer.

Salud deteriorada

La psicóloga Jinmary García, aseguró que mientras las personas sigan pasando situaciones difíciles, sobre todo en el aspecto económico, su salud mental se irá deteriorando, a tal punto de que algunos pueden llegar al estado de indigencia.

La indigencia es multifactorial, no todas las personas tienen la misma causa por la cual llegaron a ese estado, podríamos decir que la parte económica es fundamental, pero también se puede decir que detrás de ellos hay un trastorno del comportamiento“, asegura.

Destaca que estos trastornos pueden ser tanto negativos como desafiantes o disociales, asimismo a estos se les agregan factores como las adicciones. “Generalmente, cuando una persona llega a ese estado de salud tuvo un detonante que los marcó, puede ser la depresión o actitud suicida hacia ellos mismos“, comenta señalando que para que una persona salga de este estado debe contar con un equipo multidisciplinario para tratarlo.

Con información de LA PRENSA DE LARA