“Nunca pensé que sería capaz”: La historia de una madre que asesinó a su vecino por abusar de su hijo

Sarah Sands, madre de cinco asesinó a su vecino por abusar de su hijo

 

Una mamá que fue encarcelada por matar a su vecino revela su motivo por primera vez: su hijo fue una de sus víctimas. Sarah Sands fue condenada a siete años y medio por el homicidio de Michael Pleasted, de 77 años.

Por The Sun
Traducción libre de lapatilla.com

En su juicio de 2015, se supo que Pleasted tenía 24 condenas por delitos sexuales durante tres décadas.

Sarah, madre de cinco hijos, ahora tiene 38 años y finalmente salió de la cárcel, se confiensa, “hice lo que haría cualquier madre porque le hizo esto a mi hijo Bradley, mi pequeño. Nunca pensé que sería capaz. No me enorgullezco de eso, pero al menos sé que no puede lastimar a nadie más. No soy una mala persona pero sé que hice algo malo. Nunca lo he negado y me han castigado”.

“Nunca volvería a matar. No me veo a mí mismo como un asesino. Pero no me arrepiento de lo que hice. Era una madre desesperada por proteger a mis hijos. Recuerdo que cogí un cuchillo y fui a casa de Mick. Quería persuadirlo de que se declarara culpable para que Bradley no tuviera que testificar. Mick abrió la puerta y sonrió. Era arrogante y brusco. Él no me escuchaba. El estaba frio. Un hombre diferente al que había sido mi amigable vecino. Lo golpeé en su frente con el cuchillo y él me agarró. Perdí el control. No podía dejar que nadie más saliera lastimado, alguien tenía que proteger a la gente”, relató Sarah.

– Cambió su nombre para poder atacar a los niños –

Michael Pleasted, de 77 años.

 

Sarah había intentado obtener ayuda después de descubrir que su vecino era un abusador. Pero la policía, los servicios sociales y las autoridades de vivienda no escucharon.

El apartamento de Pleasted daba a un patio de recreo y una escuela en Canning Town, en el este de Londres. Pero nadie sabía del vil pasado de Pleasted porque se había cambiado de nombre y sus crímenes eran anteriores al registro de delincuentes sexuales.

En los casos más graves, los hombres a los que se les ha prohibido trabajar con niños de por vida han utilizado su nueva identidad para conseguir trabajos en escuelas y hogares donde cometieron más delitos.

“No tenía idea de quién era realmente. ¿Cómo podría? Había mentido y cambiado su nombre para poder atacar a los niños”, comenta Sarah.

Entonces, cuando Pleasted le ofreció a Bradley, que entonces tenía 12 años, un trabajo en la tienda donde era voluntario en febrero de 2014, Sarah pensó que sería una buena manera de que él ganara dinero.

“Mick fue un modelo a seguir. Le llevaba comida y charlábamos. No tenía ninguna razón para no confiar en él. Pensé que Bradley estaba a salvo”, recuerda Sarah.

“Apuñalé a mi vecino pedofilo hasta la muerte”

 

Pero Bradley pronto perdió interés en el trabajo y semanas después le dijeron a Sarah que Pleasted había sido acusada de abusar sexualmente de dos niños.

“Conocía a los chicos. No dudé una palabra de lo que dijeron. Fue horrible. Tenían 12 años, muy jóvenes. Bradley dijo que no le había pasado nada, pero que tuvo que dar una declaración en video a la policía porque había trabajado con Mick”, comentó.

Pleased se declaró inocente y fue puesto en libertad bajo fianza. Le rogué a los servicios sociales que me apoyaran. Nadie quiso escuchar.

Bradley y sus hermanos empezaron a tener miedo de vivir en la casa de al lado.

Sarah pidió ayuda a la policía y le aconsejaron que se mudara, “fuimos al apartamento de dos camas de mi madre. Pensé que solo sería temporal. Le pedí al Ayuntamiento de Newham que trasladara a Mick. Dijeron que no podían hacer nada. Podrían reubicarnos, pero estaría fuera de Londres. Le rogué a los servicios sociales que me apoyaran. Nadie quería escuchar”.

Sarah Sands y su hijo, Bradley

 

– “Me sentí enfermo y con el corazón roto” –

En noviembre de 2014, Bradley se derrumbó y dijo que había sido abusado.

Sarah lo encontró tirándose del cabello, meciéndose, temblando y llorando, “seguía diciendo: Debería habértelo dicho antes, eso podría haberle impedido tener a esos chicos más jóvenes. Fue atacado en la tienda y en su casa. Me sentí enfermo y con el corazón roto”, rememora.

Bradley, ahora de 19 años, renuncia a su anonimato para hablar de su terrible experiencia, “estaba demasiado avergonzado para decir algo al principio. No quería meterme en problemas, pero tenía pesadillas en las que Mick vendría por mí”.

Sarah se sentó con Bradley toda la noche mientras él explicaba cómo lo habían abusado, “llamé a la policía. Dijeron que lo sabían porque Bradley se lo había dicho durante su video de evidencia. Les rogué que volvieran a arrestar a Mick. Estaba de regreso en la finca como si nada hubiera pasado y debido a que se había declarado inocente, sus víctimas, incluido mi hijo, serían obligados a testificar”.

Esa noche Sarah tomó el asunto en sus propias manos. Muchas víctimas escribieron y dijeron que había hecho lo correcto.

“Bebí dos botellas de vino, volví a mi antiguo apartamento y me arrodillé en el suelo sosteniendo una foto de los niños, gritando. No había podido llorar antes, Bradley siempre estaba cerca. La culpa que sentía por no protegerlo me abrumaba. Fue entonces cuando tomé el cuchillo y fui a casa de Mick”, detalló Sarah.

Sarah apuñaló a Pleasted ocho veces con el cuchillo de cocina de 30 cm. Veinte minutos más tarde fue captada por CCTV saliendo del edificio.

Imágenes de CCTV muestran a Sarah sosteniendo un cuchillo

 

En septiembre de 2015, Sarah fue declarada culpable de homicidio involuntario por pérdida de control.

Durante su caso en el Old Bailey de Londres, se revelaron los delitos sexuales contra menores de Pleasted entre 1971 y 1990. Había cambiado su nombre de Robin Moult, por lo que las autoridades habían perdido la pista.

Sarah agregó: “No me enteré hasta que estuve en prisión. Me culpaba a mí mismo por permitir que Bradley pasara tiempo con él, cuando todo el tiempo las autoridades sabían exactamente de lo que era capaz y se hicieron de la vista gorda “.

El juez dijo que el caso de Sarah era “verdaderamente excepcional” y tomó en cuenta su posición como madre soltera al reducir su sentencia de siete años a tres años y medio. Pero en enero de 2016 la sentencia se duplicó con creces después de que el Tribunal de Apelación dictaminó que el término original era indebidamente indulgente.

Sarah pasó casi cuatro años en la cárcel.

Sus hijos vivían con su abuela, pero siempre visitaban a su madre para animarla.

“Estar lejos de ellos durante tanto tiempo era la peor pesadilla de toda madre, pero los oficiales me trataron bien. Les dije exactamente por qué lo había hecho, ellos sabían la verdad, al igual que los otros presos. Gran parte del personal eran madres, por lo que podía entender. Muchas víctimas escribieron y dijeron que había hecho lo correcto”, agregó Sarah.

Sarah se reunió con su familia en agosto de 2018 y comenzó una nueva vida en Essex.

Ahora está escribiendo un libro titulado Loss of Control.