Mujer israelí eligió como regalo de cumpleaños donar su riñón a un niño de Gaza

Idit Harel Segal, quien donó un riñón a un niño palestino de la Franja de Gaza, posa para un retrato en su casa en Eshhar, en el norte de Israel. (AP /Maya Alleruzzo)

 

Cuando Idit Harel Segal cumplió 50 años eligió un inusual un regalo: le iba a dar uno de sus propios riñones a un extraño.

Por Infobae

Esta maestra de jardín de infancia del norte de Israel, una orgullosa israelí, esperaba que su elección fuera un ejemplo de generosidad en una tierra de conflicto perpetuo. Se sintió impulsada por los recuerdos de su difunto abuelo, un sobreviviente del Holocausto, quien le dijo que viviera de manera significativa, y por la tradición judía, que sostiene que no hay un deber más alto que salvar una vida.

Entonces Segal se puso en contacto con un grupo que vincula a donantes y receptores, y puso en marcha un proceso de nueve meses para transferir su riñón a alguien que lo necesitaba.

Ese alguien resultó ser un niño palestino de 3 años de la Franja de Gaza.

“No me conoces, pero pronto estaremos muy cerca porque mi riñón estará en tu cuerpo”, escribió Segal en hebreo al niño, cuya familia pidió no ser identificada debido a la sensibilidad sobre la cooperación con los israelíes. Un amigo tradujo la carta al árabe para que la familia pudiera entenderla. “Espero de todo corazón que esta cirugía tenga éxito y que vivas una vida larga, saludable y significativa”.

Justo después de una guerra de 11 días, “dejé de lado la ira y la frustración y solo veo una cosa: esperanza de paz y amor“, escribió. “Y si hay más como nosotros, no habrá nada por lo que pelear”.

Lo que sucedió durante los meses entre la decisión de Segal y el trasplante del 16 de junio causó profundas divisiones en la familia. Su esposo y el mayor de sus tres hijos, de unos 20 años, se opusieron al plan. Su padre dejó de hablar con ella.

“Dejé de lado la ira y la frustración y solo veo una cosa. Veo esperanza de paz y amor”.

Para ellos, recordó Segal, ella estaba arriesgando innecesariamente su vida. La pérdida de tres familiares en ataques palestinos lo hizo aún más difícil.

“Mi familia estaba realmente en contra. Todos estaban en contra: mi esposo, mi hermana, su esposo. Y el que menos me apoyó fue mi padre“, dijo Segal durante una entrevista reciente en su casa en la cima de la montaña en Eshhar. “Ellos estaban asustados.”

Cuando supo la identidad del niño, se guardó los detalles para sí misma durante meses.

“No se lo dije a nadie”, recuerda Segal. “Me dije a mí misma que si la reacción a la donación de riñón es tan dura, el hecho de que un niño palestino lo esté recibiendo lo hará aún más”.

Israel ha mantenido un estricto bloqueo sobre Gaza desde que Hamas, un grupo militante islámico que se opone a la existencia de Israel, tomó el control de la zona en 2007.

Los enemigos acérrimos han librado cuatro guerras desde entonces, y pocos habitantes de Gaza pueden entrar en Israel. Con el sistema de atención de la salud de Gaza devastado por años de conflicto y bloqueo, Israel otorga permisos de entrada a un pequeño número de pacientes médicos que necesitan tratamientos serios por motivos humanitarios.

Matnat Chaim, una organización no gubernamental en Jerusalén, coordinó el intercambio, dijo la directora ejecutiva del grupo, Sharona Sherman.

El caso del niño de Gaza fue complicado. Para acelerar el proceso, el hospital le dijo a su padre, que no era compatible con su hijo, que si donaba un riñón a un receptor israelí, el niño “inmediatamente iría al principio de la lista”, dijo Sherman.

El mismo día que su hijo recibió un riñón nuevo, el padre donó uno propio, a una israelí de 25 años y madre de dos hijos.

En algunos países, la reciprocidad no está permitida porque plantea la cuestión de si el donante ha sido coaccionado. Toda la ética de la donación de órganos se basa en el principio de que los donantes deben dar por su propia voluntad y no recibir nada a cambio.

En Israel, la donación del padre se considera un incentivo para aumentar el grupo de donantes.

Para Segal, el regalo que había provocado tal conflicto en su familia logró más de lo que esperaba. Su riñón ayudó a salvar la vida del niño, generó una segunda donación y estableció nuevos vínculos entre miembros de grupos en guerra perpetua en uno de los conflictos más intratables del mundo. Dijo que visitó al niño la víspera de su cirugía y mantiene contacto con sus padres.

Segal dijo que honró a su abuelo de una manera que la ayuda a sobrellevar el dolor de su muerte hace cinco años. La donación fue un acto de autonomía, dijo, y nunca vaciló. Y finalmente su familia volvió a estar unida. Un regalo, tal vez, en sí mismo.

Dijo que su esposo ahora entiende mejor, al igual que sus hijos. Y la víspera de la cirugía de Segal, su padre la llamó.

“No recuerdo lo que dijo porque estaba llorando”, dijo Segal. Luego, ella le dijo que su riñón iba a parar a un niño palestino.

Por un momento hubo silencio. Y luego habló su padre.

“Bueno”, dijo, “él también necesita la vida”.

(© 2021 Associated Press)