Encuesta LaPatilla: Venezuela, potencia petrolera que se convirtió en colas y escasez

ACOMPAÑA CRÓNICA: VENEZUELA CRISIS AME2933. CARACAS (VENEZUELA), 29/05/2020.- Fotografía del 28 de mayo del 2020 de vehículos que hacen fila para cargar gasolina, en Caracas (Venezuela). La grave escasez de gasolina que sufre Venezuela está marcando el paso a un nuevo proceso de polarización en el país sudamericano, donde hasta hace poco todas las culpas por la crisis generalizada recaían en la figura del presidente Nicolás Maduro, pero la falta de combustible repartió responsabilidades con la oposición. EFE/RAYNER PEÑA

 

Desde hace algunos años distintas regiones del país sufrían una crisis de abastecimiento de combustible, sin embargo la llegada de la pandemia profundizó aún más el problema, llegando incluso a la ciudad capital, considerada por muchos como la “intocable”.

lapatilla.com

Enormes colas de vehículos e incluso de más de un kilómetro es lo que se puede observar en cualquier estación de servicio en cada rincón del país. Un ciudadano puede llevar horas e incluso días para “lograr” surtir de combustible como si de un premio se tratase. Peleas, corrupción, incertidumbre y hasta personas fallecidas han sido las consecuencias de una escasez cada día más marcada por la destrucción del régimen de Nicolás Maduro.

Ante esta problemática nuestro equipo realizó una encuesta para conocer cómo viven los venezolanos la escasez de combustible en el país, obteniendo los siguientes resultados.

Lo que antes era normal se volvió una odisea

Vivir en un país petrolero representaba una ventaja para el ciudadano común, olvidarse del tanque del vehículo y si de hacer falta llegar a la bomba de gasolina más cercana, surtir y continuar el recorrido, era la normalidad.

Pero, todo comenzó a cambiar, el silencio arropo las noches y el vehículo se convirtió en la “habitación” de los venezolanos, el surtir de combustible se volvió una odisea y el país petrolero en un recuerdo.

En este sentido, preguntamos a nuestros encuestados si han podido surtir su vehículo los últimos días, respondiendo de manera afirmativa el 22,2% mientras que el 77,8% señaló de manera negativa. Asimismo, el 56,4% de los encuestados manifestó estar más de 24 horas en una cola y el 20,4% más de 6 horas.

 

 

 

Además el 88,9% de los encuestados señaló haber tenido que realizar ajustes en su presupuesto para poder surtir gasolina. Vale recordar que el salario básico del venezolano no alcanza para poder obtener el combustible en divisas, por ende tener que pasar la noche entera o quizás días es la única solución.

 

 

“Más racionamiento”

Un nuevo esquema en el país “de forma temporal, un plan especial de contingencia para el suministro de gasolina” fue el comunicado anunciado por parte de la cúpula chavista. Subsidiada o en divisas sería ahora el precio de la gasolina, tomando en cuenta que al ser subsidiada, un cronograma por terminal de placa indicaría el día para equipar el vehículo.

Asimismo la corrupción se manifestó ante la escasez de combustible, el “bachaqueo” no se hizo esperar y el mercado negro de la gasolina también llegó a ser parte del “cronograma”.

De esta manera, pudimos conocer a través de la encuesta que, el 42,4% de encuestados señaló surtir gasolina en divisas, el 37,2% subsidiada y el 20,4% en el mercado negro.

 

 

¿Destrucción o bloqueo?

La red de refinerías de la petrolera estatal Petróleos de Venezuela tiene la capacidad de procesar 1.3 millones de barriles por día (bpd) de combustible. Pero después de años de baja inversión y falta de mantenimiento, esas instalaciones procesaron solo 101,000 bpd de crudo y produjeron solo 7,000 bpd de gasolina en marzo, según un documento interno de Pdvsa, así publicó la agencia Reuters.

Mientras que, el régimen de Nicolás Maduro, denunció que la falta de combustible tendría que ver con el “bloqueo naval y amedrentamiento” por parte de los EEUU, “impidiendo el suministro de los aditivos químicos, insumos y repuestos necesarios para el proceso de producción del combustible”.

Por su parte, el 97,3% de los encuestados manifestó que la falta de combustible se debía a la destrucción de Pdvsa, mientras que el 2,7% como consecuencia de las sanciones.

 

 

 

El dolor de cabeza de los conductores

Diversas han sido las denuncias de los ciudadanos por la mala calidad de la gasolina, lo que ha generado problemas con el desempeño de los vehículos. El bajo octanaje de la gasolina iraní es tema de conversación a diario por los conductores, desde bujías, filtros tapados y arranques deteriorados son algunas de las fallas presentadas.

El 81.8% de los encuestados enfatizó con “muy de acuerdo” que el daño que han presentado sus vehículos se debe a la calidad de la gasolina y el 15,5% con “de acuerdo”.

 

 

“A finales de junio, las colas de gasolina desaparecerán”

El ministro de Petróleo del régimen, Tareck el Aissami aseguró que a finales del mes de junio las colas desaparecerían porque, según explicó “se han planteado que las refinerías de Venezuela produzcan 100% de la demanda nacional”.

Además agregó “Sin ningún tipo de financiamiento, con nuestro propio dinero pudimos invertir lo suficiente para detener la caída y comenzar una recuperación gradual”.

Ante esta intervención por parte del “ministro” el 92% de los encuestados señaló estar “en muy desacuerdo” y “en desacuerdo” con la frase expresada, tomando en consideración que el anuncio fue el 22 de junio y a la fecha las colas continúan.

 

 

Asimismo, a través de nuestras redes sociales, Telegram y Twitter, los usuarios participaron ante las siguientes interrogantes: Qué piensa usted de esta frase:”A finales de junio las colas por gasolina desaparecerán” y ¿Ha tenido que hacer ajustes en su presupuesto para poder surtir gasolina? Obteniendo los siguientes resultados.

 

 

Además los usuarios compartieron sus impresiones “No hay colas porque se acabó la gasolina” “¿Ustedes se lo creyeron?” “Vi el calendario para ver si estábamos en junio… quizás quiso decir julio” “Totalmente, dedicarle el 100% de mi ganancia” “Aquí en Barinas cada 2 o 3 meses llega el mensaje a uno para surtir”.

Es evidente entonces como Venezuela, una potencia petrolera, se convirtió en colas y escasez ante el deterioro por parte del régimen, de una de las industrias de petróleo más grandes del mundo y en la que sus ciudadanos han tenido que vivir una odisea a la hora de surtir su vehículo de gasolina.