Ambiciones de Rusia en materia de vacunas tropezaron con su incapacidad para cumplir con las entregas

 

Las ambiciones del Kremlin de obtener dividendos de poder blando en todo el mundo de la vacuna rusa Covid-19 se están viendo obstaculizadas por los retrasos en la entrega de Sputnik V a los compradores extranjeros que claman por suministros.

Por Infobae

Esta semana, el presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, dijo que su país intentará sustituir los 8 millones de dosis previstas por suministros de otros productores para finales de año, tras los retrasos en la recepción de su pedido inicial.

Los países que se acogieron a la Sputnik V en medio de un apuro mundial por asegurar las vacunas están reportando cada vez más problemas de suministro con el segundo componente de la inoculación de dos inyecciones. En Argentina, un asesor presidencial dijo que la escasez ponía en riesgo al gobierno ya que la gente no podía recibir la segunda dosis dentro del período recomendado de tres meses después de la primera.

El presidente Vladimir Putin ha promocionado la Sputnik V ante líderes de todo el mundo como parte de una ambiciosa iniciativa del Kremlin para situar a Rusia en el mapa como actor principal en el negocio internacional de las vacunas. Pero >las dificultades para producir las vacunas prometidas podrían relegarla a un papel secundario mientras sus rivales de Estados Unidos, Europa y China llenan el vacío.

“Los promotores diseñaron sus planes de exportación en torno a una producción local que sobrestimaba enormemente la capacidad local”, afirma Samuel Ramani, profesor de política y relaciones internacionales en la Universidad de Oxford.

“Rusia ha perdido su ventaja a medida que los suministros de otros países se hacían más accesibles y ahora parece un segundón”.

Un portavoz del Fondo Ruso de Inversión Directa, el fondo soberano que es responsable de la comercialización internacional de Sputnik V, dijo que el contrato existente con Guatemala se ajustó a un nuevo calendario de entrega y no se canceló.

“Dada la demanda mundial sin precedentes, todos los productores de vacunas están experimentando algunos problemas de suministro a corto plazo”, dijo el representante del RDIF.

El fondo dijo que todavía tiene como objetivo producir suficiente para inocular a 700 millones de personas fuera de Rusia este año, una promesa que su jefe hizo en marzo. Airfinity, una empresa de análisis científico con sede en Londres, calcula que hasta la fecha se han suministrado 99 millones de dosis, más de la mitad de ellas para uso doméstico.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo la semana pasada que los retrasos en los suministros internacionales de Sputnik se debían a la necesidad de aumentar la vacunación nacional ante el aumento de los casos.

Putin calificó a la Sputnik como la primera vacuna contra el Covid-19 aprobada para su uso, una medida criticada en su momento como prematura. Sin embargo, superó las dudas iniciales sobre su eficacia que surgieron debido a la falta de datos, demostrando estar en general a la altura de las vacunas desarrolladas por los gigantes occidentales.

A diferencia de otras vacunas Covid-19, las dos inyecciones de Sputnik son diferentes. La producción de la segunda ha resultado difícil de aumentar, según los compradores.

Los retrasos en el suministro de la segunda dosis han ralentizado el despliegue de Sputnik V en la India, según Erez Israeli, director ejecutivo de Reddy’s Laboratories Ltd., que tiene licencia para distribuir la inoculación en ese país. Los productores indios tienen acuerdos para fabricar hasta 850 millones de dosis al año, aunque no está claro cuándo se alcanzará ese nivel de producción.

La RDIF dijo que se espera que sus socios, incluso en la India, aumenten la producción en septiembre para ayudar a alcanzar el objetivo de este año.

En Argentina, una carta filtrada la semana pasada puso de manifiesto la frustración del gobierno por la lentitud del suministro de Sputnik V. El miércoles, anunció un acuerdo con Pfizer para obtener 20 millones de dosis a finales de año. México también ha informado de retrasos.

En Brasil, los gobernadores de los estados del noreste que están tratando de traer la vacuna dijeron que 1,1 millones de dosis que se esperaban para el miércoles fueron retrasadas por Rusia, según el periódico O Globo. Ambas partes están discutiendo un nuevo calendario para la entrega, dijo el periódico.

Un cargamento de 50.000 dosis del segundo componente llegó a Filipinas este mes, varias semanas después de que se informara de que las personas que debían recibir la vacuna de seguimiento sufrían retrasos.

En medio de los retrasos, la RDIF dijo a principios de este mes que el intervalo entre las vacunas puede ampliarse con seguridad a 180 días.

Mientras Rusia se esfuerza por cumplir sus compromisos, el Secretario de Estado Antony Blinken dijo el martes que Estados Unidos entregó 1,5 millones de dosis de la vacuna Moderna a Tayikistán, una antigua república soviética que Rusia considera su patio trasero estratégico. El anuncio se produjo mientras el ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, llegaba a la capital de Dushanbe para mantener conversaciones.

Aun así, en Rusia el Sputnik V se presenta como un éxito, que ayuda a extender su poder blando y a proporcionar una alternativa de calidad y rentable a las vacunas producidas en Occidente. Sputnik V ha sido aprobada para su uso en 69 países y RDIF dijo el mes pasado que tiene acuerdos para producir 1.600 millones de dosis este año. “Sputnik V es una victoria propagandística interna”, dijo Vasily Vlassov, epidemiólogo de la Escuela Superior de Economía de Moscú. “En el gobierno y en los medios de comunicación se insiste en su éxito al conseguir la aprobación en tantos países en lugar de los detalles inconvenientes”.

(c) 2021, Bloomberg