Los planes de producción futura de petróleo de Venezuela son totalmente irreales

Un balancín se encuentra cerca de un derrame de petróleo en una instalación de Petróleos de Venezuela SA (PDVSA) en la Faja del Orinoco. El Tigre, Venezuela, el viernes 12 de octubre de 2018. PDVSA, | Foto Bloomberg

 

A pesar de un colapso económico cercano, la infraestructura de la industria petrolera destrozada y las arcas del gobierno vacías, el ministro de petróleo de Venezuela, Tareck El Aissami, continúa hablando de las perspectivas de que la producción de petróleo crudo de los miembros de la OPEP se expanda significativamente. En una entrevista del 21 de junio con Bloomberg

Por Matthew Smith para Oilprice | Traducción libre del inglés por lapatilla.com

El Aissami afirmó que Venezuela cuadriplicaría su producción de petróleo para fines de 2021. El ministro de petróleo afirmó además que, independientemente de las sanciones de Estados Unidos, la inversión extranjera fluiría hacia la industria petrolera del miembro fundador de la OPEP y la producción eventualmente se recuperaría a un nivel tal que Venezuela clasificaría entre las cuatro naciones productoras de petróleo crudo más grandes del mundo.

Según El Aissami, Venezuela estará bombeando hasta dos millones de barriles de crudo diario para fines de 2021, lo que es cuatro veces mayor que los 500.000 barriles diarios producidos durante 2020. Las circunstancias actuales, independientemente de las afirmaciones de El Aissami, indican que la meta estatal es casi imposible de lograr.

El Informe mensual del mercado petrolero de julio de 2021 de la OPEP muestra que, según las comunicaciones directas, Venezuela bombeó un promedio de 633.000 barriles por día para junio de 2021. Si bien esto representa un aumento del 9% en comparación con mayo y una impresionante ganancia interanual del 67%, aún es significativamente menor que el récord de 3,1 millones de barriles por día bombeados durante 1998 antes de que Chávez llegara al poder.

Además, los datos publicados por Venezuela sobre el desempeño de la petrolera nacional PDVSA no son confiables, lo que lleva a muchos analistas a confiar en información de fuentes secundarias. Los datos de la OPEP de fuentes secundarias indican que Venezuela solo produjo un promedio de 529.000 barriles por día durante junio de 2021, que es un 16% menos que la cifra anterior proporcionada por Venezuela. Esas cifras indican que queda mucho camino por recorrer antes de que la producción de petróleo se recupere a los niveles anteriores a la crisis.

A pesar del optimismo de El Aissami, hay indicios de que Venezuela tiene un largo camino por recorrer antes de que se produzca una recuperación sostenida de la producción de petróleo.

Un documento de PDVSA filtrado afirma que la compañía petrolera nacional cree que se requiere una inversión de USD 58 mil millones en la industria petrolera de Venezuela para reactivar la producción a los niveles de 1998. Se trata de una enorme cantidad de capital que, en última instancia, solo se obtendrá al cortejar y atraer inversiones sustanciales de las principales compañías petroleras extranjeras. Incluso el supergrande energético ruso Rosneft decidió vender sus importantes activos venezolanos, adquiridos a través de una serie de empresas conjuntas no rentables con PDVSA y préstamos del gobierno a una entidad controlada por el Kremlin durante 2020.

Esto se debió a las sanciones estadounidenses más estrictas, que hicieron que Washington impusiera sanciones a dos subsidiarias de Rosneft. La superpotencia energética rusa tomó la decisión a pesar de haber invertido $ 9 mil millones en empresas conjuntas con PDVSA desde 2010 y haber incurrido en una pérdida significativa en esas inversiones. Ese evento destaca que las sanciones de Estados Unidos ahora son un gran impedimento para las empresas de energía de propiedad privada que buscan operar en Venezuela o hacer negocios con el régimen de Maduro.

Las sanciones de Washington también han amplificado sustancialmente las dificultades logísticas asociadas con el mantenimiento, reparación y reacondicionamiento de la deteriorada infraestructura petrolera de Venezuela. Las empresas de ingeniería chinas que inicialmente se comprometieron a reparar y mejorar las refinerías muy corroídas de Venezuela se retiraron del acuerdo debido a su condición seriamente deteriorada y a la falta de acceso a partes cruciales.

Si bien Irán ha brindado alguna ayuda en la reconstrucción de las destartaladas refinerías de Venezuela, las sanciones de Estados Unidos han impedido que los técnicos de Teherán obtengan piezas clave para las instalaciones diseñadas y construidas en Occidente. Gran parte de la infraestructura petrolera de Venezuela fue construida por grandes empresas energéticas occidentales, por lo que depende de piezas y experiencia técnica provenientes de fuera de Venezuela, principalmente de los EE. UU., para el mantenimiento y las reparaciones.

No son solo las sanciones las que están bloqueando la muy necesaria inversión energética extranjera, los grados de petróleo crudo pesado y superpesado de alto contenido de azufre intensivo en emisiones de carbono de Venezuela también están disuadiendo la inversión extranjera. La francesa Total Energies y la noruega Equinor anunciaron recientemente que habían decidido salir de Venezuela transfiriendo sus respectivas participaciones de 30,32% y 9,67% en el proyecto de petróleo extrapesado Petrocedeño a PDVSA. Ambas empresas citaron que la decisión se tomó sobre la base de que la alta intensidad de carbono del proyecto no cumplió con sus objetivos declarados de reducir las emisiones de carbono y el impacto ambiental de sus operaciones.

Petrocedeño extrae petróleo crudo extrapesado de la faja del Orinoco y luego lo procesa en grados de petróleo más livianos para su venta o refinación. Este último desarrollo destaca los riesgos relacionados con el petróleo crudo pesado y extrapesado de Venezuela, que se estima que constituyen más del 80% de las vastas reservas de petróleo del país, convirtiéndose en activos varados a medida que la economía global se descarboniza.

La falta crónica de acceso al condensado debido a los limitados suministros locales, para diluir los grados de crudo extrapesado para que puedan ser transportados y procesados, está pesando mucho en la producción. Hasta un envío de 2,1 millones de barriles de julio de 2021 desde Irán, Venezuela no había recibido ningún condensado desde septiembre de 2020, lo que la obligaba a depender de una producción local limitada de petróleo ligero y condensado. Antes de la imposición de sanciones adicionales por parte de Washington en enero de 2019, Estados Unidos era la principal fuente de importaciones de condensado.

Claramente, ni Caracas ni PDVSA pueden expandir significativamente la producción de petróleo de Venezuela hasta que se alivien las estrictas sanciones de Estados Unidos. Ninguna gran petrolera mundial, que son las únicas empresas energéticas que poseen los recursos y la experiencia necesarios para reconstruir la destrozada industria petrolera de Venezuela, está dispuesta a invertir hasta que pueda operar de manera rentable en el petrosestado.

La naturaleza intensiva en carbono de la explotación del petróleo crudo pesado y extrapesado de Venezuela en un mundo posterior al Acuerdo de París es un elemento disuasorio adicional para la inversión con grandes petroleros sometidos a una presión considerable para hacer que las operaciones sean neutras en carbono. Esos impedimentos a la inversión se magnifican aún más por los riesgos asociados con la inversión en un país liderado por un régimen socialista autocrático que tiene una larga historia de nacionalización de activos petroleros de propiedad privada . Por esas razones, las afirmaciones de El Aissami parecen poco realistas y la decaída industria petrolera de Venezuela no se recuperará ni la producción de petróleo experimentará un crecimiento sostenido en el corto plazo.