Familias del #11Sep pidén a Biden que no asista a los eventos conmemorativos de las víctimas

independentespanol

 

Un grupo de familias del 11-S ha pedido al presidente Joe Biden que no asista a los actos conmemorativos de las víctimas a menos que mantenga su compromiso de hacer públicas las pruebas gubernamentales en torno a los atentados.

Por: independentespanol

Cerca de mil 800 familiares de víctimas, primeros intervinientes y supervivientes hicieron pública una declaración el viernes en la que piden que Biden no asista a los actos conmemorativos del 20º aniversario este año

“Hace seis meses, la comunidad del 11-S tenía grandes esperanzas de que el presidente Joe Biden fuera el defensor perdido de los afectados directamente por este ataque asesino contra nuestra nación”, dice la carta.

El grupo pide que Biden cumpla su promesa de desclasificar las pruebas del gobierno estadounidense.

“Desde la conclusión de la Comisión del 11-S en 2004 se han descubierto muchas pruebas de investigación que implican a funcionarios del gobierno saudí en el apoyo a los ataques”, afirma la carta.

“A lo largo de múltiples administraciones, el Departamento de Justicia y el FBI han tratado activamente de mantener esta información en secreto e impedir que el pueblo estadounidense conozca toda la verdad sobre los atentados del 11-S”.

Afirman que, durante la campaña, Biden prometió a la comunidad, en una carta de octubre de 2020, que creía que las familias del 11-S “tienen razón al buscar toda la verdad y la rendición de cuentas”.

En una copia de la carta vista por The Independent, Biden parece criticar a la Administración Trump por seguir impidiendo que surja “la verdad”.

“Ordenaré a mi fiscal general que examine personalmente el fondo de todos los casos en los que se recomiende la invocación del privilegio”, señala la carta.

Al parecer, Biden se comprometió a que su administración “erraría en la divulgación en los casos en los que, como en este caso, los hechos en cuestión ocurrieron hace dos décadas o más”.

Sin embargo, la comunidad afirma que desde la elección del Biden al cargo no ha cumplido las promesas esbozadas en su campaña.

“A medida que nos acercamos al 20º aniversario del 11-S, y habiendo sido utilizados como moneda de cambio político durante dos décadas, nuestra paciencia ha expirado”, escriben.

Brett Eagleson, cuyo padre, Bruce, murió en el World Trade Center, figura como el primer cofirmante de la carta. Eagleson declaró a NBC News que la comunidad está “al límite de su paciencia con nuestro propio gobierno”.

“Estamos frustrados, cansados y entristecidos por el hecho de que el gobierno estadounidense haya optado durante 20 años por mantener la información sobre la muerte de nuestros seres queridos bajo llave”, mencionó a la cadena.

En consecuencia, dicen que “no pueden, de buena fe y con veneración a los perdidos, enfermos y heridos, dar la bienvenida al presidente a nuestro recinto sagrado hasta que cumpla su compromiso”.

Biden ha asistido en el pasado a los actos de conmemoración de los miles de estadounidenses que murieron durante y como consecuencia de los atentados. En junio de este año, asistió al memorial del 11-S en la sede de la OTAN en Bruselas.

El año pasado, durante su campaña presidencial, Biden y su esposa Jill Biden visitaron Shanksville (Pensilvania), donde se estrelló el vuelo 93, para conmemorar los atentados, y hablaron con los familiares de las víctimas.

Entre los firmantes de la carta se encuentran víctimas del cáncer de los primeros intervinientes del 11-S y familiares supervivientes de las víctimas de los atentados.

Una de las firmantes, Chandra Smith Campbell, puso un ruego a Biden junto a su firma. “Mi pérdida es grande. Presidente Biden, usted conoce la pérdida. Por favor, ayúdenos”, escribió en una aparente referencia a las propias tragedias familiares de Biden.

“James M McGovern, enfermo y cansado”, escribió otro cofirmante.

El jueves, los senadores demócratas intensificaron su presión sobre el gobierno para que desclasifique y ponga a disposición los documentos clave relacionados con el papel de Arabia Saudí en los ataques terroristas, informó The Hill.

“Si el gobierno de Estados Unidos está guardando cualquier documento que pueda implicar a Arabia Saudita o a cualquier individuo o país en los eventos del 11 de septiembre, estas familias, y el pueblo estadounidense, tienen derecho a saber”, señaló el senador Bob Menéndez.

La administración del expresidente Donald Trump se había negado a entregar los documentos a las familias, invocando reclamos sin precedentes para que los documentos sigan siendo secretos de Estado.

El fiscal general de Estados Unidos, William Barr, y el director de inteligencia, Richard Grenell, alegaron que la información debía permanecer bajo llave para “proteger los intereses de seguridad nacional” del Gobierno estadounidense.

“Para ser claros, el gobierno de Biden todavía tiene una oportunidad histórica de cumplir su promesa de campaña y, lo que es más importante, dar finalmente a nuestras familias y al pueblo estadounidense la verdad que merecen sobre el 11-S”, escriben las familias.