Alertan sobre la extensión de la “guerra híbrida” bielorrusa

Un guardia lituano patrulla la frontera con Bielorrusia, el 10 de junio.MINDAUGAS KULBIS / AP.

 

Las autoridades fronterizas de Letonia temen que se produzca una extensión a su territorio de lo que la vecina Lituania califica de “guerra híbrida” migratoria desde Bielorrusia, impulsada por el régimen del presidente Aleksandr Lukashenko.

Sólo este lunes, la guardia fronteriza letona ha detenido a 140 personas que cruzaban a su territorio desde Bielorrusia, indicó a Efe la comandante Kristine Petersone, responsable de comunicación de la Guardia de Fronteras.

En los últimos cuatro días se habrían detectado 218 entradas irregulares en el país, frente a los 278 registrados en todo el año.

Lituania viene denunciando desde finales de julio una “guerra híbrida” de Lukashenko por las sanciones impulsadas desde los países bálticos y desde Polonia, tras el desvío de un avión comercial a Minsk para detener a un opositor y periodista que viajaba en el aparato.

Los tres países bálticos, más Polonia, reclaman de la Unión Europea (UE) una actuación contundente para frenar estas entradas irregulares impulsadas desde Minsk.

Según Petersone, los detenidos han ingresado en centros especiales de la capital, Riga, y otros ciudades. La mayoría afirman proceder de Irak.

El gobierno letón abordará mañana la cuestión y también la posibilidad de declarar el estado de emergencia a lo largo de la frontera.

Lituania reforzó ya la semana pasada los dispositivos de seguridad en sus fronteras y lograron con ello, según fuentes del país báltico, contener el flujo migratorio desde Bielorrusia.

En las semanas anteriores se habían registrados unas 4.100 entradas irregulares de migrantes a Lituania, lo que se interpreta como una acción de Lukashenko contra Vilna por haber dado asilo a la líder opositora Svetlana Tikhanovskaya y otros disidentes.

Las autoridades de Bielorrusia suspendieron los requisitos de visado para los viajeros de Irak y otros países y también parecen estar ayudando a los migrantes a llegar hasta la frontera con Lituania.

Sin embargo, en medios internacionales se informa de que Irak, bajo la presión de la UE, ha detenido los vuelos que traen “turistas” a Bielorrusia y solo ha enviado algunos aviones vacíos para devolver a los viajeros.

Desde Polonia se ha advertido asimismo de un inusitado flujo de migrantes hacia sus fronteras.

También ahí se relaciona la situación con el asilo humanitario brindado por Varsovia a la atleta Krystsina Tsimanouskaya, convertida en el nuevo rostro de la oposición bielorrusa tras dejar los JJOO de Japón bajo amenazas de Minsk.

EFE.