¿Regresar a la oficina cinco días por semana? Algo que tal vez no suceda nunca más

Algunos empleados de Amazon siguen yendo a la oficina pero buena parte todavía trabaja de forma remota (Foto: REUTERS)

 

Controlan cuánto ganas, lo que haces e incluso cuándo tienes que estar en Internet.

Por Infobae

Pero si esta semana ha demostrado algo, es que las mayores empresas de Estados Unidos -en Wall Street, en Silicon Valley y en cualquier otro lugar- están luchando por mantener su control sobre una parte de la vida laboral que antes era sacrosanta: dónde tienes que estar para hacer tu trabajo.

En los últimos días, Amazon ha retrasado cuatro meses el regreso de sus oficinas: el personal corporativo no volverá hasta enero. Para BlackRock y Wells Fargo el retraso ha sido de un mes, de septiembre a octubre. Esto se suma a los recientes aplazamientos de Apple y Lyft, Google de Alphabet y la empresa de videojuegos Roblox Corp. Todas ellas respondían a la rápida propagación de la variante delta de Covid.

“Delta es probablemente el último clavo en el ataúd del regreso de cinco días a la oficina”, dijo Nick Bloom, un profesor de economía de la Universidad de Stanford que ha estudiado las tendencias del trabajo desde casa. “El regreso de cinco días seguía siendo una opción después de la pandemia inicial en el verano de 2020, pero se volvió cada vez más improbable cuando esto se extendió hasta 2021 y todos nos acostumbramos a trabajar desde casa”.

Las empresas que se enfrentan a la escasez de trabajadores han tenido que ofrecer paquetes de trabajo desde casa cada vez más generosos. Eso ha dado tiempo a que los empleados se acostumbren a las reuniones de Zoom, a las siestas a la hora del almuerzo y a una mayor flexibilidad para el cuidado de los niños.

Piénsalo: algunos empleados llevan casi 18 meses sin pisar sus oficinas. Si a eso se le añade la preocupación por la variante Delta, se obtienen suspiros de alivio de los que están en casa.

“Estoy más segura en casa”, dice Ganiyat Lawal, una joven de 27 años que trabaja en desarrollo estratégico en Amazon y admite que le entusiasmó la noticia de que su empresa retrasaba la fecha de vuelta a la oficina. “Antes tenía un largo viaje al trabajo. No tener que preocuparme por llegar tarde al trabajo y encontrar aparcamiento… Me quita mucho de ese estrés”.

Los cálculos de Lawal sobre la seguridad, la comodidad y la eficacia de trabajar desde casa son cada vez más comunes.

Recorte salarial

Alrededor del 65% de los trabajadores estadounidenses que afirmaron que sus trabajos podrían realizarse totalmente a distancia indicaron que estarían dispuestos a ver reducido su salario en un 5% si eso significara que podrían seguir trabajando desde casa, según una nueva encuesta de Breeze, una compañía de seguros.

Algunos trabajadores estarían dispuestos a ir mucho más lejos: la puerta. Una encuesta reciente realizada a 1.000 adultos estadounidenses reveló que el 39% pensaría en renunciar si sus empleadores no fueran flexibles con respecto al trabajo a distancia. Esa cifra se eleva al 49% en el caso de los trabajadores más jóvenes, según la encuesta, realizada por Morning Consult para Bloomberg.

Ciertamente, a muchos empleados les gustaría volver a la oficina, al menos una parte del tiempo.

Nwachukwu Obigbo, un joven de 28 años de Dallas, fue contratado como ajustador para State Farm durante la pandemia. En principio, debía volver a la oficina en septiembre, pero esos planes se retrasaron un mes.

“Nunca he estado en la oficina más que algunas veces para recoger el equipo”, dijo. “Me gusta trabajar desde casa, es muy relajante. Puedo poner música de fondo. Pero como soy un recién contratado, estaría bien interactuar un poco con mis compañeros de trabajo.”

Tiempo de pantalla

Las experiencias de Obigbo y Lawal -que también se unió a su equipo durante la pandemia- reflejan una nueva realidad a medida que se alargan los días, semanas y meses de trabajo a distancia: muchos empleados sólo han conocido realmente a sus colegas y jefes en el contexto del tiempo de pantalla.

El tiempo, por supuesto, es un elemento crucial en las negociaciones. Y la relación entre empleador y empleado es, en última instancia, una negociación, que puede estar cambiando a favor de este último. La presión salarial va en aumento. Honeywell International Inc., que fabrica desde motores a reacción hasta productos químicos, ha subido los salarios más de un 10%. Cada vez son más los anuncios de empleo que revelan la información salarial, que antes era un secreto bien guardado. Y el trabajo a distancia se ha convertido en la ventaja más importante en la guerra de los talentos tecnológicos.

Lauren Rivera, profesora de la Kellogg School of Management de la Northwestern University, afirma que la flexibilidad en el lugar de trabajo será crucial para los empresarios en el futuro.

“Lo que sabemos por la investigación es que cuando la gente se siente física o psicológicamente insegura, es realmente difícil dar lo mejor de sí en el trabajo”, dijo. “La gente se está replanteando los trabajos que no se ajustan a su estilo de vida o que no satisfacen sus necesidades de seguridad. Cuando termine la pandemia, si los empresarios quieren retener a las mujeres o a los trabajadores con discapacidad, tendrán que ofrecer flexibilidad.”

Según Rivera, lo que hace un gran liderazgo es responder adecuadamente a los entornos cambiantes. Eso es lo que intenta hacer Ryan Trout.

El director ejecutivo de la Lewis Charitable Foundation de Los Ángeles dice que trata de mantener su “dedo en el pulso” respecto a la vuelta a la oficina de su equipo.

Su personal ha estado trabajando desde casa desde el comienzo de la pandemia. No es muy partidario de quedarse en casa, pero en lugar de hacer venir a todo su equipo, decidió conseguir su propio escritorio en un WeWork local.

“Seamos sinceros”, dijo. “Nadie quiere ponerse una máscara y venir a trabajar ahora mismo y no debería tener que hacerlo. Había un consenso general de que todo el mundo quería trabajar desde casa”.