No existe ningún reconocimiento a Maduro en el Memorando de Entendimiento suscrito en México

Gerardo Blyde Pérez, el director del Centro Noruego de Resolución de Conflictos, Dag Nylander, Jorge Rodríguez, y el canciller mexicano Marcelo Ebrard, firman un memorando de entendimiento en el Museo de Antropología e Historia de la Ciudad de México. EFE/Mario Guzmán

 

 

NO EXISTE NINGÚN RECONOCIMIENTO A MADURO EN EL MEMORANDO DE ENTENDIMIENTO SUSCRITO EN MÉXICO EL 13 DE AGOSTO DE 2021

Román J. Duque Corredor

Individuo de Número de la Academia de Ciencias Políticas y Sociales

ExMagistrado de la Sala Político-Administrativa de la Corte Suprema de Justicia

Para algunos el Memorando de Entendimiento suscrito el 13 de agosto de 2021 y su publicación en Gaceta Oficial el 18 de agosto de 2021 suponen el reconocimiento de la legitimidad del gobierno de Maduro. Me permito expresar algunos comentarios al respecto.

1) Un acuerdo como el de la AN oficialista, por el que aprueba el Memorando de Entendimiento, que no contiene fundamento jurídico alguno y, además, cuya publicación no es exigida por ninguna norma jurídica, no tiene sino fines de publicidad y políticos, como sucede con los acuerdos de duelo o conmemorativos. Lo que sí es cierto es que la AN oficialista acepta que el gobierno que se define como tal en el Memorando, admite discutir su propia gobernabilidad con otra parte significa, más bien, reconocer implícitamente que su condición de poder está cuestionada.

2) Además, un Memorando en el que sus suscriptores admitan llamarse “partes” para los propósitos que se definen como objeto del mismo significa igualdad y no desigualdad entre ellas. Lo que hay un mutuo reconocimiento político como partes del proceso de negociación, aprobado por la AN oficialista, jamás un reconocimiento jurídico a legitimidad alguna.

3) De hecho, la agenda aprobada constituye la más clara demostración de que no ha habido elecciones libres y con condiciones, que es el origen legítimo del poder público.

4) Finalmente, que haya una mesa de negociación para tratar de arreglar lo que no funciona en el país y que tengan que sentarse ambas partes, que lo hagan en otro país y que tengan que acudir a otros países de garantes, es suficiente para decirle a Venezuela y al mundo que, a quien se llame “gobierno”, aunque se le pueda decir así, no tiene legitimidad en el ejercicio de poder que ejerce; pues visiblemente hay que tratar de buscar una solución al problema de la gobernabilidad en Venezuela, para el bienestar, la paz y el respeto de los derechos humanos.

Caracas, 18 de agosto de 2021.