Cayó alias “Tres dedos”, peligroso homicida que asedió una barriada en Argentina

Cuando los investigadores lo trasladaron a la sede de la AIC comprobaron que el hombre tenía pendiente un pedido de captura emitido por la Justicia Federal por una condena dictada en 2017. Imagen cortesía.

 

El asesinato de Marta Beatriz Aguirre, una chica de 22 años que atendía una humilde heladería que su familia había montado en una de las habitaciones de su casa de pasaje Urdinarraín 6955 la noche del martes y que fue alcanzada por las balas disparadas por uno de los ocupantes de una moto que pasó por el lugar, tuvo una rápida respuesta por parte de la División Homicidios de la Agencia de Investigación Criminal (AIC). En el marco de una serie de allanamientos realizados en horas de esta tarde apresaron a Pedro Maximiliano “Tres dedos” S., de 45 años, quien sería el autor del hecho que conmovió a los vecinos de barrio Larrea.

Por La Capital de Argentina

De acuerdo a testimonios recogidos por los agentes policiales y contando con “información de calle”, los pesquisas supieron que “Tres dedos” no sería ajeno al homicidio de la joven y que el mismo tendría domicilio sobre calle Cullen, aunque sin precisar la numeración de la casa. Con esos elementos en su poder y la autorización de la fiscal de Homicidios Dolosos Marisol Fabbro los investigadores dieron con dos supuestas direcciones donde el sospechoso podría estar aguantado.

Así las cosas, hoy se realizaron allanamientos en dos casillas de un pasillo de Cullen al 1100 bis. En la primera finca fue identificada su moradora; y en la segunda fue localizado Pedro Maximiliano S., conocido en el barrio como Tres dedos (le amputaron dos dedos de su mano derecha y ese fue un rasgo distintivo que marcaron los testigos) quien quedó detenido.

Cuando los investigadores lo trasladaron a la sede de la AIC comprobaron que el hombre tenía pendiente un pedido de captura emitido por la Justicia Federal por una condena dictada en 2017. Cuando los policías le informaron sobre eso, Tres dedos dijo que estaba bajo la protección del Patronato de Liberados y que concurría a firmar todos los meses como se lo exigieron pero que dejó de ir una vez que se desató la pandemia de Covid 19.

Leer más en La Capital