Encuesta LaPatilla: Reactivación de los trasplantes, una exigencia que debe ser escuchada

Un grupo de personas en una manifestación frente al Hospital de Niños José Manuel de los Ríos, por falta de trasplantes y tratamientos médicos en Caracas (EFE)

 

Tener que vivir con una condición de salud, el deterioro de la enfermedad, la situación hospitalaria en el país, la angustia de los familiares y la desesperación de los trasplantes suspendidos desde hace cuatro años pone a los venezolanos a exigir una vez más el derecho a la vida.

lapatilla.com

Organizaciones, pacientes y familiares han alzado su voz tratando de obtener respuestas ante una crisis que cada día se hace más severa. Desde junio de 2017 el Ministerio de Salud suspendió el Sistema de Procura de Órganos y Tejidos (Spot).

Según la Organización Nacional de Trasplante de Venezuela (Ontv) al menos 960 pacientes con enfermedades renales (150 de ellos niños y adolescentes) han dejador de recibir un trasplante en el país. Asimismo, se han contabilizado 12 decesos en el área de Nefrología, esperando trasplante, en lo que va de año en el hospital JM de los Ríos.

Ante esta situación nuestro equipo llevo a cabo una encuesta para conocer la percepción de los ciudadanos tras la solicitud de las organizaciones, pacientes, familiares y la sociedad civil para que sean reactivados los trasplantes en el país.

El 26,3% de los encuestados señaló conocer a alguien cercano que requiera un trasplante, mientras que el 73,8% no. Asimismo, solo el 13,8% conoce alguien que haya donado un órgano.

 

 

 

Pero, al momento de preguntar si estarían dispuestos a donar sus órganos o tejidos después de morir el 96,9% de los encuestados manifestó estar de acuerdo mientras que solo el 3,1% lo rechazó.

 

 

Reactivación de los trasplantes

Las protestas se han ido intensificando ante las vidas pérdidas por falta de un trasplante así como el alto costo de los medicamentos que cada vez se hace más cuesta arriba, debido a la crisis que enfrenta el país por la falta de políticas públicas del régimen de Maduro.

Ante esta situación el 96.9% de los encuestados manifestó que el régimen debe reiniciar el programa de trasplantes de donantes fallecidos.

 

 

Asimismo, el 98.8% de los encuestados considera que abastecer los hospitales de insumos debería ser prioridad para el estado.

 

 

Sin embargo la realidad sigue siendo otra, hospitales colapsados y en deterioro, donde los mismos pacientes tienen que cubrir con todos los gastos ante la falta de insumos así como de personal médico capacitado, el cual ha decido buscar mejores oportunidades en otras fronteras.

¿Culpa de las sanciones?

La cúpula chavista señaló que el programa de trasplantes en Venezuela se suspendió debido a las “sanciones de EEUU al país”. En el año 2019, el canciller Jorge Arreaza manifestó que las sanciones económicas de Estados Unidos y otros países constituían la causa de la suspensión de este programa.

En este sentido, al momento de preguntar, si el programa de trasplantes había sido suspendido producto de las sanciones, el 91.3% de los encuestados rechazó tal afirmación.

 

 

Asimismo, revisando la fecha de la suspensión por parte del Ministerio de Salud, el programa de procura de órganos y tejidos fue interrumpido el 1 de junio de 2017. Un mes antes de las primeras sanciones financieras impuestas por el ex presidente Donald Trump al régimen de Maduro el 25 de agosto de 2017.

En un comunicado firmado por 92 Organizaciones No Gubernamentales (ONG) del país, emitido el 1 de junio de 2021, día en el que se cumplieron 4 años de la suspensión del programa, señalaron algunas de las condiciones que llevaron al colapso del mismo, “El suministro irregular de medicamentos inmunosupresores de mantenimiento, las fallas del tratamiento previo al trasplante, las deficiencias en la red hospitalaria, el deterioro de los servicios y la migración del personal calificado, son algunas de las razones que también contribuyeron a la suspensión del SPOT, y lejos de irse solucionando, se han agravado con el paso del tiempo”.

Es evidente como la suspensión de los trasplantes en Venezuela mantienen en vilo la vida de al menos 900 pacientes. Una situación que genera preocupación en la sociedad venezolana y que merece la pena ser atendida lo antes posible. Niños, adolescentes y adultos han tenido que pasar una odisea ante un derecho que es violado constantemente, la vida.