Hampa y escasez de combustible sentencian a muerte producción de pesca artesanal en La Ceiba

La producción se redujo al consumo propio y la venta local ante la imposibilidad de sacar mercancía a mercados municipales, aun así, siguen soñando con las potencialidades pesqueras y turísticas de su comunidad. | Foto William Urdaneta

 

Desde hace al menos 20 años los cuatro sectores de La Ceiba, asentamiento campesino con potencial turístico en Caroní, estado Bolívar, han sido de tradición pesquera. En el pueblo todos los caminos conducen al río Orinoco.

Por Correo de Caroní

El lugar llegó a ser un sitio concurrido para la compra y venta de pescado a orillas del río. Los pescadores artesanales pescaban para consumo propio, para vender en el pueblo y para abastecer los mercados municipales de San Félix y Puerto Ordaz.

Pero desde hace dos años el combustible comenzó a escasear cada vez más hasta que la falta paralizó la pesca a gran escala. Eso porque sin contar con combustible para trabajar con botes a motor, los pescadores no pueden adentrarse al río Orinoco donde hay más peces, deben conformarse con pescar en la orilla, o remar a canalete durante tres o cuatro horas y pernoctar en el sitio donde salen a pescar, lo que los expone a la corriente del río, y al hampa.

Mientras antes podían pescar entre 80 y 200 kilos de pescado diariamente, ahora pescan entre 15 y 20 kilogramos de pescado por faena, que alcanza solo para la venta local y consumo propio.

Leer más en: Correo de Caroní