Dgcim detuvo a siete trabajadores petroleros por interrupción de la refinería Cardón

La refinería Cardón de PDVSA en Punto Fijo, Venezuela. REUTERS/Carlos Jasso

 

 

Siete trabajadores petroleros venezolanos fueron detenidos por oficiales de contrainteligencia militar luego de un apagón en una unidad de la refinería Cardón de 310.000 barriles por día (bpd) de PDVSA, según ocho fuentes familiarizadas con el asunto.

Por Mircely Guanipa y Deisy Buitrago | Reuters

Los arrestos ocurrieron la semana pasada después de que los trabajadores intentaron reiniciar la unidad reformadora de 45,000 bpd, que produce componentes de mezcla de octano que se utilizan para crear combustibles para motores. El reinicio fallido dañó uno de los compresores de la planta, dijeron las fuentes, y agregaron que los detenidos ahora podrían enfrentar cargos de terrorismo.

“Es la misma fórmula que usan para todos: terrorismo y sabotaje”, dijo un trabajador del Centro de Refinación de Paraguaná (CRP), integrado por las refinerías vecinas Cardón y Amuay. El trabajador, que pidió no ser identificado por temor a represalias, agregó que las refinerías están bajo presión para reiniciar equipos debido a la escasez de combustible en el país.

PDVSA no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Entre los arrestados se encontraban el gerente de mantenimiento del proceso Cardón, Lenin Martínez, el líder de mantenimiento mecánico, Juan Mukarssel, y el ingeniero de equipos especiales Wilmer Amaya, según las fuentes.

“Empezamos a hacer preguntas hasta que nos dijeron que estaba en la DGCIM”, dijo la hija de Amaya en una entrevista, refiriéndose a las siglas de la agencia de contrainteligencia militar.

Harold Guerrero, abogado y activista de derechos humanos, dijo que los trabajadores fueron llevados a Caracas para enfrentar cargos de terrorismo.

Años de subinversión y mala administración de las refinerías de PDVSA han dejado la gasolina cada vez más escasa, creando largas colas de combustible en todo el país. El problema se ha agudizado con las sanciones de Estados Unidos, que restringen las exportaciones de combustible de PDVSA y bloquean los canjes de crudo por combustible.

Cardón y Amuay juntos tienen una capacidad de refinación de 955.000 bpd.