En caída libre valoración ciudadana sobre el servicio de agua potable

Los resultados de las encuestas realizadas por el Observatorio Venezolano de Servicios Públicos (OVSP), correspondiente al mes de agosto de 2021, posicionan el servicio de agua potable como el peor evaluado por los ciudadanos por la calidad del mismo, y uno de los que tiene mayor repercusión ambiental y en la salud.

Por Jhoalys Siverio / correodelcaroni.com

El 65.6% de los encuestados dio una evaluación negativa sobre el servicio de agua potable en sus hogares. Apenas un 27.2% dijo recibir siempre el suministro o al menos de manera constante. Aunque la evaluación positiva de Ciudad Bolívar fue de 30%, el 19% de la población no recibe agua.

Julio César Cubas, director del OVSP, explicó que la percepción positiva del servicio de agua potable por parte de los encuestados, en las que lideran San Cristóbal, Mérida y Barinas, la miden principalmente por la constancia del servicio, más que por factores como residuos, olor, color y problemas de salud.

El observatorio destaca que excavación de pozos para el suministro de agua se convirtió en la medida más cercana para compensar la falta de agua, siendo Valencia y Ciudad Bolívar las ciudades donde se practica en mayor medida

Sin embargo, la preguntársele a los encuestados por esos factores de calidad, 60.1% afirmó que el agua sí presenta color, cuando esta debe ser incolora, inodora e insalubre; 25.5% con olor; y 18.7% con algún sabor.

En cuanto a la electricidad, la evaluación negativa de este servicio es de 51.4%. Porlamar, San Cristóbal y Maracaibo son las tres ciudades, de las evaluadas por el OVSP, con más interrupciones diarias. El 49% de estas interrupciones se extienden por entre dos y seis horas.

Parte del análisis del observatorio se centró en las respuestas a la interrogante de si a falta de electricidad, los encuestados han utilizado mechumos. Solo 28.1% dijo que sí. 92% lo considera un riesgo para su vivienda y 93.9% lo considera un riesgo para el medio ambiente.

Enfermos por malos servicios
Asimismo, 40.3% admitió que ante la falta de gas o electricidad se han visto en la necesidad de cocinar con leña.

En este caso, Ciudad Bolívar lidera con más de 65%. El 55.5% del origen de la leña proviene de árboles caídos. 20.4% la compra y 9.6% dijo que de la tala de árboles en su sector.

Por otra parte, Valencia, Ciudad Bolívar, Maracaibo y Mérida fueron las urbes cuyos encuestados dijeron haber tenido enfermedades asociadas al uso de leña. En un 77.7% reportaron problemas respiratorios.

Sobre la percepción de deforestación por tala para leña, Ciudad Bolívar aparece en primer lugar con 41.9%, seguida de Mérida, Valencia, Barcelona, Maracaibo y Caracas.

Sobre el internet, Porlamar y Ciudad Bolívar fueron las ciudades que peor evaluaron este servicio. En materia de aseo urbano, la percepción negativa es de 58.1%. En Maracaibo, Barinas, Barquisimeto y Ciudad Bolívar, los ciudadanos reportaron en mayor porcentaje la presencia de enfermedades a consecuencia de la ausencia de este servicio público.

A propósito del impacto ambiental, la profesora de la Universidad Central de Venezuela, Rebeca Sánchez, explicó que en promedio el 60% de los encuestados desconocen si la fuente de suministro de agua posee algún problema de contaminación, mientras que encontraron que los principales contaminantes son: sólidos (31.5%), los desechos tóxicos ocupan el 11% y un 26% a otros agentes. El 70% de los encuestados por el OVSP declaró, además, no disponer de algún medio para tratar las aguas servidas.

Barcelona, Ciudad Bolívar, Maracaibo resultaron las ciudades más afectadas por la insalubridad a consecuencia del origen hídrico y el mal manejo de las aguas de consumo humano.

El estudio agregó que la excavación de pozos para el suministro de agua se convirtió en la medida más cercana para compensar la falta de agua, siendo Valencia y Ciudad Bolívar las urbes donde se practica en mayor medida.