Médicos Sin Fronteras traspasa su proyecto del estado Sucre tras más de dos años de actividades

La promotora de salud Laurisbeth Rincones mide la temperatura a un paciente fuera del Puesto de Salud Putucual que atiende MSF, Estado Sucre, Venezuela, miércoles 12 de mayo de 2021. (MSF / Matias Delacroix)

 

Luego de trabajar durante más de dos años en colaboración con autoridades de salud locales en el estado Sucre, al noreste de Venezuela, y de comprobar el fortalecimiento de áreas en que la organización estuvo enfocada como atención primaria, secundaria y disminución de la malaria, Médicos Sin Fronteras (MSF) transfiere sus actividades médicas. Las actividades serán asumidas por otro organismo que informará próximamente sobre su nuevo funcionamiento.

La decisión responde a las características de la organización que intenta disponer de sus recursos en lugares donde hay muchas necesidades y pocos actores que puedan brindar soporte. “Supimos del interés de otras instituciones de amplia trayectoria por trabajar en el estado y apoyar a las personas en condiciones de vulnerabilidad, y lo vimos como una buena oportunidad no solo para dar continuidad al trabajo que MSF ha venido realizando en la zona, sino también para enfocar nuestros esfuerzos en otras poblaciones del país que se encuentran desasistidas y que requieren de asistencia médica”, explica Diana Sánchez, Coordinadora de MSF en el Proyecto Sucre.

La organización médica humanitaria ha estado trabajando desde el año 2019 de modo continuo y en conjunto con las autoridades de salud del estado, en los ambulatorios de Guaca, San Vicente, Caño de Ajíes, Putucual, Agua Clarita y Coicual, en el Hospital de Yaguaraparo y en la Maternidad Candelaria García de Carúpano. A lo largo de este tiempo, MSF ha brindado soporte a través de rehabilitaciones de espacios, labores de agua y saneamiento, gestión de desechos médicos, dotación de insumos y medicamentos, prevención y control de infecciones. Asimismo, ha realizado implementaciones de flujos seguros de pacientes con síntomas respiratorios, capacitaciones de personal sanitario, diagnóstico y tratamiento de enfermedades como malaria, fortalecimiento de la salud primaria y secundaria, incluyendo planificación familiar y ruta materna, actividades de control vectorial y promoción a la salud.

MSF realiza un traspaso gradual de actividades desde mediados del mes de septiembre, hasta comienzos de octubre cuando otra organización humanitaria esté definitivamente a cargo de las actividades de salud primaria y secundaria, control de malaria y agua y saneamiento en los centros apoyados en el estado Sucre. MSF continuará comprometida a apoyar a las organizaciones entrantes, para asegurar una buena transición y a proporcionar a las autoridades sanitarias de Sucre apoyo técnico o de emergencia, en caso que fuese necesario.

MSF basa sus operaciones donde hay necesidades de atención médica e intenta priorizar aquellas comunidades vulnerables con mayores necesidades. La organización mantiene su compromiso de garantizar que poblaciones vulnerables de otras zonas de Venezuela tengan acceso a servicios sanitarios gratuitos y de calidad, es así como continúa trabajando en los estados Amazonas, Anzoátegui, Bolívar, Miranda, Táchira y en el Distrito Capital.