¡Destrucción total! En un 80% cae la producción de cereales, hortalizas y frutas en Guárico

 

Hace más de 20 años atrás, el estado llanero con su potencial en la producción agropecuaria era reconocido no solo en Venezuela, sino también en otros países donde llegaban los rubros sembrados y cosechados en la entidad. Con la exportación de arroz, maíz, leguminosas y frutas, la economía de la región se mantenía a bases de miles de hectáreas sembradas.

Por: Corresponsalía La Patilla

En la actualidad la realidad es otra. Mientras los suelos permitían una producción de más de 200 mil hectáreas de maíz blanco y amarillo, ahora no supera las 30 mil hectáreas. La siembra de arroz era superior a las 70 mil hectáreas, pero este año no supera las 15 mil hectáreas.

Rafael Meza, directivo de la Asociación de Productores Agropecuarios del Guárico (Aprolegua), aseguró que existen muchos factores que han llevado al sector agropecuario a las condiciones actuales, llevando a la quiebra a algunos medianos y pequeños productores. “La capacidad productiva de Guárico está entre el 20% y 25% en lo que respecta a siembra de cereales, hortalizas y frutales”.

Señaló que la falta de financiamiento, la carencia de insumos agroquímicos para la siembra, la dificultad para actualizar las maquinarias y la escasez de combustible son los problemas que deben afrontar los trabajadores del campo para poder seguir laborando. “Los costos de producción también han aumentado a un ritmo que hoy son iguales o mayor a las ventas que realizan los productores agropecuarios de sus cosechas”, mencionó Meza.

Ganadería en caída

 

 

De acuerdo con las estadísticas de Aprolegua, la ganadería cayó en un 65% en esta zona del país. Guárico llegó a criar más de 2 millones de cabeza de ganado bovino para venta de carne, que era comercializada en el centro y oriente de Venezuela, y exportada a varios países de Suramérica.

“Hoy en día la región no cuenta con más de un millón de cabeza de ganado. Es difícil poder mantener un animal con todo lo que amerita. Los costos para el criar una vaca o un toro están dolarizados y la venta no es suficiente para recuperar ese costo”, explicó Meza.

La baja producción cárnica también ha incidido en el aumento de precios en la venta de este rubro. “El consumidor no gana lo suficiente para comprar comida, los niveles de compra de las familias son muy bajos”, dijo el representante de Aprolegua.

Sin apoyo del régimen chavista

 

 

Muchos productores hoy sobreviven en los campos para mantener espacios que han sido heredados de generación en generación. La mayoría apuesta a la producción nacional como una forma de aportar al desarrollo de Venezuela. Sin embargo, la ausencia de políticas económicas y planes de desarrollo agropecuario en la entidad por parte del régimen chavista, ha traído como consecuencia el deterioro del sector.

“El gobierno se ha encargado de hundir a los productores, se ha encargado de impulsar una economía de puerto donde todo lo que el venezolano consume es importado, dejando en segundo plano la producción nacional”, se quejó Jesús Hurtado, productor agropecuario en la región.

Hurtado también enfatizó que sin insumos adecuados es imposible poder sembrar. “Es imposible producir, no contamos con semillas certificadas que permitan siembras de calidad, no hay agroquímicos, y mucho de estos insumos deben estar garantizados por el Estado venezolano como parte de la seguridad alimentaria establecida en la Constitución”, agregó.

Combustible no hay

Desde hace más de cuatro años, la escasez de gasolina o gasoil ha sido constante y hoy poder surtirse es casi imposible para los productores agrícolas, a pesar de que Venezuela es un Estado petrolero. combustible

Muchos agricultores han abandonado sus espacios debido a que no tienen cómo llegar a sus fincas. Otros simplemente no cuentan con el combustible necesario para movilizar las maquinarias. “Una máquina cosechadora consume, al menos, 200 litros de diésel en un día de trabajo y el régimen solo nos surte 200 litros al mes”, resaltó Hurtado.

Hiperinflación Vs Poder adquisitivo

 

 

La hiperinflación le ha ganado la batalla al bolsillo del venezolano. Los bajos niveles de producción y el débil poder adquisitivo ha provocado que muchas familias en esta región llanera no puedan acceder a la canasta básica de alimentos.

Según el Observatorio Venezolano de la Seguridad Alimentaria, el 91% de la población en Guárico no puede cubrir la canasta básica de alimentación. Algunos optan por las remesas de los familiares que están en el exterior, mientras que otros aplican los “trueques” (cambio de comida por otros productos u objetos).

Ysidro Salazar, habitante de San Juan de Los Morros, aseguró que el salario en Venezuela no permite comprar lo suficiente en comida y a pesar de que la mayoría de los rubros se producen en la zona, el dinero no alcanza para pagar.

“Un kilo de carne se consigue en 16 mil bolívares, un kilo de queso en 15 mil bolívares, sin contar que un litro de aceite supera los 10 mil bolívares, entre otros rubros importantes para la dieta del venezolano” comentó Salazar.