Encuesta LaPatilla: Venezolanos consideran que el aborto ilegal pone en mayor riesgo a las mujeres pobres

Un activista pro-vida sostiene un modelo de un embrión de 12 semanas durante una protesta frente a la clínica Marie Stopes en Belfast el 18 de octubre de 2012. REUTERS / Cathal McNaughton (IRLANDA DEL NORTE – Etiquetas: RELIGIÓN DE LA SOCIEDAD DE LA SALUD)

 

El color verde se hace cada vez más presente en Latinoamérica, las movilizaciones a favor de la despenalización del aborto son hoy una realidad. Feministas han decidido alzar su voz para ser escuchadas por los gobernantes de su país, su exigencia “garantizar el derecho de las mujeres y las personas gestantes, a decidir la interrupción del embarazo sin enfrentar consecuencias legales”.

lapatilla.com

La Corte Suprema de Justicia de México, declaró en el mes de septiembre inconstitucional criminalizar el aborto de manera absoluta. En 2020, Argentina despenalizó la interrupción del embarazo en las primeras semanas de gestación. Ambos países se han sumado a Uruguay, Cuba, Guyana, Guyana Francesa y Puerto Rico.

Por su parte, El Salvador, Honduras, Nicaragua, República Dominicana y Haití, lo prohíben sin excepción, prevista así en sus códigos penales. Mientras que en el resto de los países de la región incorporan causales a la interrupción del embarazo, tal es el caso de Venezuela.

En el país, es despenalizado el aborto en caso de que la vida o la salud de la embarazada estén en peligro.

El pasado 28 de septiembre, en el marco del día de acción global por el aborto legal y seguro, al menos un centenar de personas se movilizaron en la ciudad de Caracas para exigir la despenalización del aborto en Venezuela, exigiendo a la Asamblea Nacional ilegítima una propuesta para eliminar cuatro artículos del Código Penal.

En este sentido y ante las manifestaciones presentadas no solo en la región sino además en el país, nuestro equipo realizo una encuesta para conocer la perspectiva de los ciudadanos ante la despenalización del aborto.

¿Un derecho? El debate de la sociedad

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), define al aborto como la interrupción del embarazo antes de la semana 20 de gestación o con un embrión o feto que nace con un peso menor a 500 gr. y lo clasifica como espontáneo, recurrente e inducido.

Durante años ha existido el debate en torno al aborto, unos señalan estar a favor, argumentando que es parte del derecho de la mujer a decidir sobre su propio cuerpo, mientras que otros lo rechazan rotundamente poniendo por encima el derecho a la vida del feto e incluso la iglesia católica lo califica como “atentar contra la vida y contra Dios”.

En este sentido al preguntar qué piensa sobre el aborto, el 37,2% de los encuestados señaló “está mal pero acepto que sea legal en algunos casos”, por su parte el 27,4% “está a favor” y el 18,8% “está mal y debería ser ilegal sin excepción alguna”.

 

 

Asimismo, el 62,4% de los encuestados rechazó estar de acuerdo con la despenalización total del aborto y solo el 35,5% manifestó estar a favor.

 

 

En Venezuela, el aborto es ilegal, reflejado en el código penal y solo es permitido cuando la gestante corre riesgo de muerte. Al preguntar a nuestros encuestados si está de acuerdo con la despenalización del aborto por causales, el 80,3% manifestó estar a favor mientras que solo el 19,2% lo rechazó.

 

 

Dentro de las causales, el 19,2% de los encuestados consideró que la más importante como criterio de despenalización del aborto se encuentra la violación y con el 20,5% el riesgo de vida de la mujer. Por su parte el 41,9% manifestó con todas las anteriores, siendo las dos antes mencionadas, así como el incesto, la pobreza y que sea niña o adolescente. Sin embargo el 13,7% señaló ninguna de las anteriores.

 

 

Por otra parte, al momento de preguntar hasta que semana de gestación considera aceptable para la realización de un aborto, el 47% de los encuestados señaló nunca, mientras que 41,9% manifestó 12 semanas.

 

 

La pobreza y el aborto ¿Un círculo vicioso?

Falta de educación sexual en todo el territorio nacional, siendo más complejo las zonas rurales del país y el alto costo de los anticonceptivos ha provocado mayor vulnerabilidad en la sociedad venezolana.

La coordinadora de la Asociación Venezolana para una Educación Sexual Alternativa (Avesa), Magdymar León, explicó en una entrevista a la agencia de noticias EFE que al no haber un acceso a estos métodos resulta “limitaciones para controlar embarazos y decidir sobre la reproducción”. Asimismo, manifestó que hay un mayor número de embarazos no deseados, lo que origina el aumento de abortos en condiciones “inseguras”.

En este sentido, al preguntar si considera que el aborto ilegal pone en mayor riesgo a las mujeres más pobres, el 75,2% de los encuestados señaló con totalmente de acuerdo y de acuerdo mientras que el 24,8% manifestó en desacuerdo y totalmente en desacuerdo.

 

 

¿Qué paso en los países donde se aprobó su despenalización?

Según los datos suministrados por el portal Chequeado los países europeos como en América Latina los datos de los Ministerios de Salud nacionales detallan que tras la legalización hay un leve aumento de interrupciones voluntarias del embarazo que luego se estabiliza y disminuye.

Así que, el 67,1% de los encuestados consideró de forma negativa, que al legalizarlo el índice de abortos disminuirá.

 

 

Es evidente como los venezolanos señalan no estar de acuerdo con la despenalización total del aborto, están de acuerdo solo si es por causales, es decir la vida de la madre esté en riesgo, por violación o incesto. Asimismo, manifestaron que el hecho de despenalizarlo no disminuirá el índice de abortos.