Las comidas que la reina Isabel II y la familia real británica no pueden comer fuera de casa por protocolo

Las normas le exigen a la reina Isabel II del Reino Unido seguir una dieta muy estricta. (Foto: AFP)

 

Pertenecer a la realeza británica tiene sus ventajas, pero también sus desventajas. Y si no que se lo pregunten a la reina Isabel II del Reino Unido que tiene prohibido tocar ciertos platos siempre y cuando sea para comerlo en público. Y es que las estrictas normas de protocolo de la familia real británica tienen un listado de comidas y alimentos que tienen que eliminar de su dieta cuando están ‘de servicio’ o en un viaje oficial.

Por Mag

Según han hecho eco medios británicos como Bristol Post, sobre las normas de protocolo culinarias de la realeza, si hay un grupo de alimentos que tienen estrictamente prohibido comer fuera de casa son los mariscos. La razón es simple: muchos de ellos se comen crudos, lo que aumenta el riesgo de intoxicación. De ahí que, antes de que se genere un drama, sea mejor prevenir antes que curar.

No al agua del grifo

Cuando un miembro de la familia real británica viaja al extranjero, usualmente el Palacio de Buckingham suele anticipar a los anfitriones sobre los gustos y disgustos reales. Los requisitos normalmente prohíben las flores de color malva, los edredones y las aguas minerales desconocidas.

También se prohíbe el agua del grifo y, aunque no se da una razón concreta, la hipótesis que barajan los medios británicos es, una vez más, el riesgo de intoxicación. Todas las precauciones son pocas para evitar cualquier error que pueda obstaculizar las apretadas agendas de los royals británicos.

Para leer la nota completa, aquí