Un dron suicida plantea un inquietante futuro: Tú apuntas, él explota donde digas

Dron suicida Ninox 40 sUAS

 

 

 

Imagina el panorama: un grupo de soldados tiene que atacar una posición, y un francotirador hace imposible avanzar. Está en un piso alto, oculto tras una ventana, y no parece que haya forma de abatirle. Pero la hay. Así lo reseñó Xataka.

De repente un soldado “dispara” un dron diminuto desde un pequeño cilindro, y desde su móvil controla lo que ve el dron. Localiza al francotirador, toca la pantalla apuntando a esa ventana y listo. El dron se precipita a toda velocidad y explota una vez llega al objetivo. Ese dron ya existe, se llama Ninox 40 sUAS y lo fabrica la empresa israelí Spear.

Un dron táctico pequeño pero letal

Ese escenario es justo el que muestra un vídeo publicado en Twitter por Felix Woessner, un experto de la industria armamentística. En él se ve ese dron siendo lanzado desde un cilindro para desplegarse, comenzar a volar y quedar bajo el control del operador.

En ese video se puede ver cómo este ‘dron táctico’ actúa. Tras lanzarlo se puede ver lo que emite su cámara en tiempo real, y a partir de esa imagen es posible enviar el dron a cualquier localización y hacer que su carga explosiva lo haga explotar para tratar de eliminar cierta amenaza.

Clic AQUÍ para seguir leyendo.