Argentina le sacó ocho puntos al tercero de la tabla tras vencer a Perú

El argentino Lautaro Martínez celebra con Ángel Di María (izq.) Y Nahuel Molina (der.) Tras anotar contra Perú durante el partido de fútbol de clasificación sudamericano para la Copa Mundial de la FIFA Qatar 2022, en el estadio Monumental de Buenos Aires, el 14 de octubre de 2021. (Foto de Juan Mabromata / AFP)

 

El astro Lionel Messi no pudo lucir su genio, pero la selección de fútbol de Argentina tuvo el poder de gol de Lautaro Martínez para vencer el jueves en forma ajustada 1-0 a Perú, que vendió cara su derrota pero se aleja de la clasificación al Mundial de Catar-2022.

El gol de la Albiceleste lo marcó con un cabezazo ‘El Torito’ Martínez a los 43 minutos. La Bicolor perdió la oportunidad del empate con un tiro penal estrellado en el travesaño por Yoshimar Yotún, a los 65, en el estadio Monumental de Buenos Aires.

Por la fecha 12, Argentina (25 puntos) se consolidó como escolta del líder Brasil (28). Ambos equipos tienen pendiente la resolución del suspendido partido en Sao Paulo por invasión de cancha de inspectores sanitarios anticovid.

Perú (11) bajó al noveno puesto, más lejos de la clasificación. El partido se jugó ante 35.000 aficionados, un aforo de 50% por la pandemia del coronavirus.

– Muralla peruana –

Le había peleado la Bicolor la posesión de la pelota a la Albiceleste. Sabía el DT argentino de los peruanos, Ricardo Gareca, que Argentina no está cómoda sin el balón.

Por eso triangulaban en el medio Christofer Gonzáles, Christian Cueva y Raziel Garcia. Pero lo tenía a Gianluca Lapadula sólo contra el mundo en la ofensiva. Así no hay manera de producir ataques profundos. Apenas embestidas.

Cuando el equipo que dirige Lionel Scaloni se adueñó del campo y del balón, la escuadra inca se refugió en la retaguardia. Leandro Paredes, Rodrigo De Paul y Giovani Lo Celso armaban su habitual serenata de toques cortos.

Como siempre, el balón tenía que caer en los pies de Messi, el hombre que cambia el ritmo. El que mete la quinta velocidad y rompe las defensas como si fueran de papel.

Pero Messi no estaba inspirado. No era solo su culpa. Perú se paró muy bien en su última trinchera. Se alternaban con un marcaje de acero Carlos Zambrano y Alexander Callens, con Pedro Aquino y Yoshimar Yotún como espartanos abroquelados en el Paso de las Termópilas para frenar al ejército persa.

Las camisetas blanquirrojas formaban una barrera. Parecía el andén de un Metro en hora de entrada o salida laboral. ¿Cómo atravesarla?

El único hueco vislumbrado era el que provocaba Ángel Di María por la banda izquierda. ‘El Fideo’ era una pesadilla para Jhilmar Lora. Argentina, como es su costumbre, no perdió la paciencia, aunque su juego se apagaba de tanto martillar sin que la pared se derrumbara.

Lo que muestra Argentina es un súbito poder de gol. Fue una combinación de 2-1 que De Paul le fabricó a Miguel Trauco con Molina, cuyo centro fuerte lo clavó de cabeza Martínez en el arco de Pedro Gallese.

Perú sintió el impacto. Un empate no era un mal resultado. Una derrota le haría perder el paso hacia su objetivo de atrapar al menos la plaza de la repesca de la eliminatoria.

– Quemar las naves –

No le quedó otro remedio a la Bicolor que quemar algunas naves. Jugarse a riesgo de desguarnecerse. A correr el peligro de darle espacios a Messi y compañía. Podría ser suicida pero ¿que otra opción quedaba? Adelantó las líneas en bloque unos treinta metros en el campo.

El DT de Perú mandó a la cancha a Gabriel Costa, a Wilder Cartagena y la veteranía de Jefferson Farfán. No había muchas cartas para jugar. Viejo lobo de mar, ‘La Foquita’ se arrojó dentro del área sobre las piernas de bloqueo del arquero Emiliano Martínez.

Esta vez ‘Dibu’ Martínez no desmoralizó al rematador como suele hacerlo. Yotún y sus nervios estrellaron el penal en el travesaño. Otro golpe para los peruanos.

Cuando Messi levantó su juego, Perú volvió a cerrar las puertas. Era apostar al contraataque. Scaloni tiene armas de recambio y lanzó al campo a Nicolás González, siempre amenazador, aunque Argentina sufrió al final. | Por Daniel Merolla / AFP