Investigan casos de abuso físico y sexual en centros de detención juvenil en Texas

La correccional estatal para menores de Ron Jackson State en Texas en una foto de archivo de 2007.Chicago Tribune / Tribune News Service via Getty I

 

El Departamento de Justicia anunció este miércoles que ha iniciado una investigación en los centros de detención juveniles de Texas por los casos documentados de abusos físicos y sexuales por parte del personal que labora allí.

Por Noticias Telemundo

Al menos 11 empleados de los centros de detención juveniles texanos han sido arrestados en los últimos años bajo cargos de abuso sexual de menores de edad.

Además, se han documentado múltiples instancias de maltrato físico y psicológico, entre estos de niños que fueron arrojados al suelo, pateados, asfixiados o mantenidos por demasiado tiempo bajo confinamiento en solitario, informó la jefa de la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia, Kristen Clarke.

Tan solo la semana pasada, un exentrenador de un centro de detención en el oeste de Texas fue arrestado después de que lo acusaran de tocar los senos de una joven en custodia de 18 años.

Incluso hay reportes de empleados que le han pagado a los menores con drogas o en efectivo para que golpeasen a otros niños internados, agregó la funcionaria.

El diario The Dallas Morning News documentó un caso de 2017 en el que una oficial adulta quedó embarazada de un menor de edad en custodia.

“Se abusa de los niños en las correccionales con demasiada frecuencia, como es el caso de estos niños que son maltratados y privados de servicios esenciales. Y porque se trata de niños, que apenas se están desarrollando, son increíblemente vulnerables al daño”, agregó Clarke.

Las acciones que ha anunciado la Administración Biden se producen un año después de que varios grupos defensores de los derechos de los niños y adolescentes presentaran una queja a los investigadores federales, en la que se detallaban los “serios problemas” en los cinco centros de detención juvenil del estado.

El director de Justicia Juvenil de una de las organizaciones que presentó la queja, Brett Merfish de Texas Appleseed, dijo al Dallas Morning News que estaban contentos por la noticia.

Texas tenía a más de 800 menores detenidos en 2019, más que cualquier otro estado, según un reporte que el Departamento de Justicia Juvenil de Texas publicó en septiembre de este año. En el año 2004, la población de reclusos juveniles sobrepasaba los 4,000.

Actualmente hay 670 detenidos, todos ellos menores de 17 años que han sido condenados por delitos graves como asalto, agresión agravada o robo a una residencia.

“Someter a los niños a malas condiciones no los rehabilita, solo hace que sus vidas empeoren”, afirmó Clarke.

Los niños que pertenecen a minorías están desproporcionadamente representados en el sistema de justicia juvenil de Texas, indicó Clarke. Los niños negros tienen cinco veces más probabilidades de estar encerrados que los menores blancos.

Renae Eze, un portavoz del gobernador republicano Greg Abbott, aseguró que las autoridades del estado cooperarán con la investigación federal. Abbott ya había ordenado su propia investigación de los centros de detención en julio, tras los reportes de abuso por parte del personal.

En 2007, los legisladores de Texas clausuraron varios centros de detención juvenil estatales luego de que las autoridades sospecharan que al menos 13 niños habían sufrido abusos sexuales. Los cinco reformatorios que continúan abiertos se encuentran dispersos en áreas rurales, algo que ha dificultado la contratación de personal calificado, según defensores de los derechos de la infancia.