Juan Pablo García: Baduel

Escribo con tristeza e indignación. Jamás fui simpatizante de Raúl Isaías Baduel al equivocarse toda la vida con Hugo Chávez y lo estuvo tanto que, después de salvarle literalmente el pellejo, en 2002, el barinés lo traicionó vilmente y lo echó a la suerte de los leones. Y éstos lo devoraron poco a poco, mientras que Baduel moralmente se agigantó y no se transó con sus carceleros. La historia del militar, su testimonio de vida, ingresa a la de todo un país que todavía, todo los días, muere con la entera satisfacción de Nicolás Maduro, quien se dedica a decorar a Miraflores y de regodearse de sus lujos, gracias a la “navidad” que jura que adelantó porque le vino en gana.

Con saña, con morbo, con la crudeza y cobardía de los criminales que se aseguran por siempre protegidos a la sombra de la impunidad, matan en la cárcel a Baduel. Lo torturaron hasta más no poder, porque él jamás se les rindió. Se metieron con su familia, la persiguieron, encarcelaron y torturaron. Sus hijos, incluyendo a la hembra, corrieron a misma suerte de la cárcel. Es una historia terrible de lo que es capaz de hacer Nicolás Maduro y sus secuaces.

No le quedó más remedio a Tarek William Saab que dar la noticia por Twitter, librándose de una rueda de de prensa que, aunque controlada, siempre tienen el temor de que se le salga una rueda a la carreta. Mintió con el colosal descaro de un hipócrita que ayer fue defensor de los derechos humanos y hoy es uno de sus más insignes violadores. ¿Covid19 y atención médica? No tuvo el General Baduel el virus y jamás lo atendieron como era debido.Lo torturon,lo mataron y Tarek lo refrendó, asegurándose una vez más un lugar en la cola que da a la Corte Penal Internacional.