Lester Toledo: El asesinato de Baduel

Lester Toledo @LesterToledo

Que el general Raúl Isaías Baduel murió por un paro cardiorrespiratorio como consecuencia del Covid, tal como dijo el fiscal de Nicolás Maduro, no, no es cierto, nadie le cree ni a Tarek, y mucho menos a Nicolás Maduro. Lo único cierto de esa versión es que murió, pero fue asesinado, asesinado y torturado por sus carceleros, por el régimen que lo mantuvo en una mazmorra por más de 10 años, y hasta le pusieron a sus dos hijos como compañeros de celda.

Su hoy viuda, Cruz María de Baduel, desmintió a Tarek William Saab, su hija también lo desmintió y responsabilizó al régimen por la muerte de su padre.

Su familia narra que las hijas lo lograron ver el pasado sábado y estaba bien. Y ahora transcurridos apenas dos días de esa visita, vía twitter anuncian que murió de Covid. Si no lo mataron ellos, lo dejaron morir, igual es asesinato, un nuevo asesinato de la larga pila de muertes que recaen en la espalda del dictador Nicolás Maduro.

Y el detalle no está en que si tenía una o dos dosis de la vacuna, el gran detalle era que se trataba de un preso político, a quien se le habían violentado todos sus derechos, al igual que a sus hijos.

Así, en sus mazmorras, bajo su custodia, fue asesinado Baduel, es que así le paga el diablo a quien le sirve.

El que asesinaron ayer es el mismo que le sirvió y si le fue útil al régimen cuando en el 2002 dirigió la Brigada de Paracaidistas del Ejército de la llamada “Operación: Restitución de la Dignidad Nacional” para devolver a Chávez. Pero que le fue inútil y hasta un obstáculo cuando se atrevió a disentir, allí fue degradado y convertido en un preso político más.

Su calvario, que en verdad comenzó cuando se hizo partícipe del Juramento en el Samán de Güere, se inició el 2 de abril de 2009 con su arresto, acusado de corrupción por parte de la Fiscalía. Lo mantuvieron preso en Ramo Verde hasta el 12 de agosto de 2015 cuando salió bajo libertad condicional, misma que le fue revocada y en enero 2017 retorna a la cárcel. Para seguir con la humillación y el castigo, el 28 de febrero de 2018 fue degradado y destituido de la Fuerza Armada Nacional por decreto presidencial.

Estuvo en La Tumba, allí lo mantuvieron en celdas de aislamiento en los sótanos del SEBIN.

En 2018 excarcelan a su hijo Raúl Emilio Baduel, pero en el 2020 capturan a su otro hijo Adolfo Baduel, y en el ínterin lo trasladan a la prisión de máxima seguridad de Fuerte Tiuna.

Y el 12 de octubre de 2021, el Fiscal que no movió un ápice por sus derechos, ni que veló por su debida atención médica, ese mismo que mintió abiertamente sobre la muerte de Fernando Albán, ese Tarek William Saab, le anunciaba al mundo la muerte del general.

Hablamos de 10 venezolanos que han sido asesinados bajo la custodia del régimen, son ellos: Rodolfo González, quien murió el 12/03/2015; de Carlos García, caído el 17/09/2017, Rafael Arreaza, de quien se registró su muerte el 30/11/2017; de Fernando Albán a quien el régimen asesinó el 08/10/2018; y Nelson Martínez que murió el 12/12/2018. Hablamos también de Rafael Acosta Arévalo, asesinado el 20/06/2019, de Pedro Santana asesinado el 14/08/2020, de Salvador Franco, declarado muerto el 03/01/2021, Gabriel Medina, asesinado el 20/08/2021, y de Raúl Isaías Baduel, cobardemente asesinado el 12/10/2021.

10 venezolanos, 10 presos políticos, 10 seres humanos cuyas muertes se produjeron mientras se encontraban bajo la custodia de la dictadura.

¿Qué podemos esperar del régimen? Tal como han actuado en los casos anteriores, mentiras y más mentiras. Habrá un acta de defunción que dice que Baduel murió por Covid-19, y luego, excusados por el “protocolo sanitario”, procederán a su cremación, controlarán de manera estricta todo el proceso y amenazarán a la familia. Allí no esperemos autopsia, y mucho menos reconocimiento del cuerpo.

Raúl Isaías Baduel fue asesinado, mientras estaba en custodia de Nicolás Maduro. Esa es la gran verdad, y por esta y por todas las muertes y violaciones, tarde o temprano, tendrá que pagar.

@LesterToledo