¡En Venezuela es IMPAGABLE! Tachirenses se ven obligados a viajar a Colombia para tratar su cáncer de mama

Foto archivo

 

 

En Táchira, las mujeres y hombres se enfrentan a una dura realidad: la falta de recursos económicos para costear exámenes médicos como el eco mamario, mamografía y la consulta de mastología. Por ese motivo muchas personas no se les está detectando la patología a tiempo, aparte de que sienten miedo de ser diagnosticadas.

Por Anggy Polanco / Corresponsalía La Patilla

Reina Rincón Navarro, coordinadora de la organización Seno y Vida, y paciente en recuperación de cáncer de mama desde hace tres años, explica que aunque en la entidad no se manejan estadísticas sobre cuántos pacientes existen en total, se pueden dar cuenta de que la incidencia de cáncer de seno en Táchira es bastante alta.

En el marco del Mes Rosa, Seno y Vida, una organización creada en la entidad andina desde 2014 por médicos oncólogos y pacientes, está concientizando a las personas a que hagan el esfuerzo de practicarse el autoexamen y se examinen con médicos especialistas.

 

 

La coordinadora de Seno y Vida explica que en la región andina no hay centros asistenciales públicos donde las personas pueden realizarse los mencionados exámenes de forma gratuita, mientras que en los centros privados es costoso acceder a una consulta. Igual pasa con los precios de un eco y la mamografía, que alcanzan montos muy difíciles de pagar para la mayoría de mujeres y hombres.

Rincón afirma que el cáncer de mama no solo afecta a las mujeres, pues también pueden padecerlo los hombres. De hecho, en Seno y Vida se registra que por cada 200 mujeres con la patología y hay un hombre.

Cada vez más jóvenes

Para Nelly Carrero, mastóloga oncóloga e integrante de Seno y Vida, en la región andina existe un subregistro de esta patología por parte de los organismos encargados de suministrar la información, pero los especialistas notan que día a día el cáncer de mama está subiendo y estas cifras son importantes.

 

Corresponsalía La Patilla

 

“Las edades de las personas en las que se está presentando la enfermedad son menores a las que estamos acostumbrados a encontrar con cáncer de mama que, por lo general, eran pacientes mayores de 50 y 60 años. Ahora son hasta menores de 30 años”, revela la especialista.

Carrero explica que la falta de personal en los hospitales públicos en el estado influye en el retraso de diagnóstico y tratamiento de la enfermedad. Ante la dificultad de los pacientes para tratar la patología en el Táchira por la falta de insumos médicos y radioterapia, los especialistas han tenido que modificar el tratamiento quirúrgico.

“Antes dejábamos parte del tejido mamario de la paciente en estados precoces de la enfermedad. Hoy día estamos siendo radicales retirando toda la mamá para tratar de que esta paciente tenga que ir fuera del país o del Táchira a buscar sus tratamientos”, comenta la galena.

Sin radioterapias

Las personas con cáncer de mama en Táchira no pueden acceder a equipos de radioterapia, en vista que el único equipo existente en el principal centro asistencial del occidente del país, Hospital Central de San Cristóbal, se dañó desde hace 5 años, y luego lo desvalijaron, confirmó la oncóloga.

 

Corresponsalía La Patilla

 

Hace 6 años atrás las personas tenían la posibilidad de acudir a las radioterapias en el Hospital Central, que son esenciales para los pacientes oncológicos. “En Táchira, Mérida, Trujillo y Zulia no tenemos equipos de radioterapia”, explicó Reina Rincón. Por lo tanto, los pacientes oncológicos deben trasladarse hasta Caracas, Valencia o Barquisimeto. En vista del alto costo que significa moverse desde la entidad tachirense al centro de Venezuela, la mejor opción que ven los pacientes es trasladarse al vecino país.

En Cúcuta, las mujeres y hombres con cáncer de seno solicitan apoyo al sistema de salud pública con medicamentos y terapias de radioterapia, tras hacer una solicitud de ayuda humanitaria, que de igual forma deben pagar, pero a un costo más accesible en comparación con lo que tendrían que pagar en la región central del país. Las radioterapias en Venezuela tienen un costo que oscila entre 3.000 y 5.000 dólares.

Medicamentos retrasados

La artesana Merbis Orozco, de 44 años, hace tres años fue diagnosticada con cáncer de mama. Merbis se dio cuenta del padecimiento 12 días después de darse un golpe en el seno izquierdo. Pasó por una cirugía de mastectomía radical, 6 ciclos de radioterapia y 18 ciclos de un medicamento, y se mantiene con un tratamiento de hormonoterapia.

 

 

Para el momento en que fue diagnosticada, al Hospital del Seguro Social de San Cristóbal no estaba llegando ningún tipo de medicamento, por lo que tuvo que recibir ayuda de amigos, vecinos y familiares fuera del país. “Todo mi tratamiento fue comprado fuera del país, porque aquí en Venezuela no los había”, relató la paciente.

En la actualidad sí están llegando al IVSS algunos medicamentos que requieren por varios años, pero la cava que trae las medicinas tarda mucho en llegar al Táchira. Por tal motivo, muchas de las pacientes que no tienen los medios económicos para comprarlos, se ven obligadas a suspender los tratamientos, que deberían tomar de forma ininterrumpida, narró Merbis Orozco.

A pesar de todas las adversidades a las que se enfrentan las mujeres y hombres con cáncer de mamá, la mayoría de los pacientes en la región han logrado ganarle la batalla a la enfermedad, expresaron las mujeres que ahora luchan por ayudar a otras personas desde Seno y Vida.