Hugo “El Pollo” Carvajal aporta dos nuevas tandas de documentos al juez para frenar su extradición a EEUU

El ex jefe de inteligencia venezolano Hugo Carvajal se encuentra durante su audiencia de extradición a Estados Unidos en el Tribunal Superior de Madrid, España, 12 de septiembre de 2019. Emilio Naranjo / Pool a través de REUTERS

 

El otrora jefe de Inteligencia de Venezuela, Hugo Armando Carvajal, alias El Pollo, ha aportado esta semana dos nuevas tandas de documentación al juez en su estrategia para frenar la extradición a Estados Unidos que acordó la Audiencia Nacional, por la vía de la colaboración con la Justicia.

Por Isabel Vega / abc.es

Según informan a ABC en fuentes jurídicas, aportó documentos los pasados miércoles y jueves que ahora serán analizados por el juez instructor Manuel García Castellón, ante el que ya en un primer momento, se declaró dispuesto a esclarecer asuntos relativos al apoyo del Gobierno de Venezuela a personas relacionadas con Podemos y a claroscuros de los negocios de España con aquel país bajo gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

La intención de Carvajal es ir probando sus afirmaciones, que apuntan a que habrían existido irregularidades en esos dos grandes asuntos, a golpe de documental a medida que consigue recuperarla, cosa que no le estaría resultando sencillo habida cuenta de que está en prisión provisional en espera de que se ejecute la extradición.

De acuerdo a las mismas fuentes, seguirá aportando documentación a lo largo de la próxima semana. De momento, no se ha producido pronunciamiento expreso sobre lo ya aportado, si bien no se descarta que una vez complete lo que tiene previsto entregar, sea de nuevo llamado ante el juzgado. No tiene fácil paralizar la extradición, que ya cuenta con todas las venias de la Justicia y el Gobierno, pero es su objetivo último.

La documentación

Al exjefe de los espías de Venezuela se le presume un vasto conocimiento de cuanto se cocía en el Palacio de Miraflores bajo gobierno de Hugo Chávez. La primera documental que aportó era una orden del mismo que autorizaba una orden de pago por importe de 8,8 millones de dólares en teoría, en favor del despacho de abogados que dirige en España Baltasar Garzón para que representase los intereses de la petrolera estatal venezolana frente a los investigados por blanqueo fruto de corruptelas que están en suelo nacional. El bufete ha negado la veracidad de ese documento pues su encargo no lo era con Pdvsa sino con un despacho de abogados americano y las condiciones económicas serían distintas.

En una segunda tanda, aportó otros tres puntos de cuenta que relacionarían a los gobiernos de Venezuela con varios cofundadores de Podemos. Entre ellos, uno, ya desvelado por ABC en 2016, era una inyección económica de 7,1 millones de euros en favor de la Fundación CEPS que mencionaba específicamente a Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero. El otro hacía referencia a la contratación de tres sociólogos, entre los que estaba Carolina Bescansa, para la comunicación de un stand de Pdvsa en una feria del petróleo en Moscú y lo firmaba ya Nicolás Maduro. Bescansa y la empresa intermediaria que figura en esa resolución, niegan la veracidad de la misma.