Luis Manuel Aguana: El informe que ignoró Borrell

Cualquier profesional que haya estado en la posición de extender una recomendación técnica ha pasado por la experiencia de ver las consecuencias de que éstas no sean tomadas en cuenta o seguidas por quienes deben tomar las decisiones. Y dependiendo de la importancia del proyecto donde sean extendidas estas recomendaciones, las consecuencias de no seguirlas pueden ser o no catastróficas. En otras palabras, mientras más sensible sea la recomendación técnica no seguida, más responsables de las consecuencias son aquellos a quienes les toca tomar las decisiones.

Y no es que quienes toman las decisiones deban siempre seguir la recomendación técnica. Pero generalmente cuando éstos no son personas conocedoras de los temas específicos involucrados en la decisión, la recomendación debería ser siempre seguir la experticia técnica, especialmente cuando el éxito de la gestión descansa sobre el conocimiento que una organización posee, o provenga del conocimiento de terceros contratados.

Lo anterior generalmente sucede cuando se trata de políticos que llegan a posiciones sensibles donde sus decisiones afectan la vida de las personas de una manera significativa. En Venezuela hemos sido conejillos de indias de Presidentes de la República, Ministros de todo tipo, Presidentes de Institutos y pare usted de contar, que ignorantes de cualquier materia al asumir cargos donde les corresponde tomar decisiones fundamentadas en estudios técnicos, terminan haciendo lo que dictan sus intereses, ya sean políticos o económicos, malbaratando los recursos de la nación. Y esto en la generalidad de los casos ha sido por corrupción política.

Quise hacer esta breve introducción para aquellos poco familiarizados en estos temas de consultoría donde se involucran decisiones técnicas, ya que me pareció sumamente extraño que un alto funcionario político la Unión Europea como Josep Borrell, Alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, diera luz verde a una Misión de Observación Electoral en Venezuela, sin atender los criterios de su propio Manual de Observación Electoral, que era hasta hoy lo que públicamente existía (ver La posverdad de la observación electoral, en https://ticsddhh.blogspot.com/2021/10/la-posverdad-de-la-observacion-electoral.html).

Por supuesto debían existir criterios técnicos que el público en general no tiene porque conocer y que son del manejo de quien toma esa decisión. Sin embargo eso dejó de ser así hasta que conocimos el Informe técnico de la Misión Exploratoria de la UE en Venezuela, llevado a cabo del 8 al 23 de Julio de 2021 (descargar el Informe de la Misión Exploratoria de la UE en Venezuela –original en inglés y traducción cortesía nuestra- en https://tinyurl.com/ywa7a4uh) que obtuvimos de verdaderos amigos de Venezuela en Europa, y que confirma las sospechas de que Borrell tomo la decisión siguiendo los intereses de sus partidarios políticos en Venezuela –los socialistas del régimen- y no a favor de la democracia venezolana. Veamos.

Aunque ustedes seguramente leerán con interés el informe de la Misión Exploratoria, este contiene detalles de orden técnico-electoral, jurídico, logístico, y de seguridad de la posible Misión de observación electoral a ser enviada al país, pero fundamentalmente detalles de orden político y que resaltaré porque aunque el documento es intrínsecamente un informe técnico también es una fotografía a todo color y en alta resolución de lo que actualmente sucede en Venezuela. Y todo el que lo lea se horrorizará que cualquier político decente del mundo –que todavía los hay- haya tomado la decisión que tomó Josep Borrell de aprobar esa Misión de observación electoral sin que mediara otro interés que legitimar el régimen de Nicolás Maduro Moros en Venezuela.

Empiezo por resaltar aquí que la Misión Exploratoria advierte que “Para el gobierno, las elecciones pueden representar una posible forma de obtener el reconocimiento internacional tras el no reconocimiento de las elecciones presidenciales de 2018 y de la Asamblea Nacional de 2020”. (Punto 1.2, Antecedentes). Y yo corregiría, no solo es el “no reconocimiento” sino que ambas son ILEGITIMAS, las primeras por ser ilegítimamente convocadas y por la cual la presidencia de Maduro es ilegítima, y la segunda es por haber sido rechazada en una Consulta Popular vinculante de forma mayoritaria por el pueblo venezolano.

Pero el siguiente párrafo es definitivamente condenatorio que describe a cabalidad el problema desde el punto de vista jurídico:

“…Sin embargo, la principal deficiencia del marco legal es la frecuente falta de respeto al Estado de Derecho. Los procedimientos administrativos suelen prevalecer sobre las garantías políticas constitucionales, afectando así a los derechos y libertades fundamentales de los ciudadanos. El proceso de disputa electoral adolece de una falta de confianza de los ciudadanos en las instituciones responsables. Se desconfía profundamente de la legitimidad del Tribunal Supremo de Justicia, que se ha visto envuelto en polémicas sobre el respeto al Estado de Derecho y la parcialidad de sus resoluciones. El Tribunal es visto como un instrumento para “legitimar” las acciones del partido gobernante y de las instituciones del Estado, especialmente cuando éstas no se ajustan a los principios constitucionales.” Los interlocutores informaron de que la pretensión del gobierno de abrir un espacio político es, en realidad, un intento de ganarse la simpatía de la comunidad internacional y, tal vez, de evitar que la Corte Penal Internacional siga investigando a las autoridades venezolanas por crímenes de lesa humanidad. (resaltado nuestro)

La Misión Exploratoria no dejó de lado nuestra desconfianza en relación a los permanentes fraudes del CNE:

“Aunque las partes interesadas plantearon pocas dudas sobre la capacidad técnica del CNE para organizar las elecciones, existe una preocupación real de que los próximos comicios sufran las mismas irregularidades que en procesos anteriores, como el controvertido papel de los coordinadores de los centros de votación y el personal de seguridad, los cambios de última hora en los lugares de votación, el bloqueo del acceso a los agentes de los partidos de la oposición, la intimidación de los votantes y el abuso del voto asistido”. (resaltado nuestro)

¿Y los Derechos Humanos? : La situación de los derechos humanos en Venezuela sigue siendo crítica, con un espacio democrático cada vez más reducido, un elevado número persistente de ejecuciones extrajudiciales, torturas, desapariciones forzadas y detenciones arbitrarias. Durante el transcurso de la ExM, varios líderes políticos y de la sociedad civil de alto nivel, e incluso algunos de sus familiares, fueron detenidos. Los detenidos han permanecido hasta varios meses sin que se hayan presentado cargos”. Y más adelante: “La situación actual se caracteriza por las graves violaciones de los derechos humanos fundamentales, la persecución política y la falta de espacio político, lo que repercute directamente en el nivel de inclusión, competitividad y participación en el proceso electoral”.

La Misión Exploratoria también expresó su preocupación de que los resultados sean escondidos por el régimen: Dado el pleno monopolio estatal de los medios de comunicación, en un entorno de fuerte censura estatal y autocensura, se espera que las declaraciones críticas de la MOE UE no sean difundidas por los medios nacionales. La MOE UE tendrá que recurrir a los medios de comunicación internacionales y a las redes sociales. Es previsible que cualquier declaración sea manipulada para dar una interpretación favorable y dar legitimidad al proceso electoral”.

Solamente considerando los aspectos anteriores, cualquier decisor tendría algo que objetar al envío de una Misión antes de que existan las condiciones mínimas para emitir un juicio justo posterior a cualquier proceso electoral. Y la Unión Europea como organización seria y considerando el calibre de los países participantes ya tenía previsto eso. De allí que la Misión Exploratoria no dejara de pronunciarse directamente:

“La decisión de desplegar una MOE de la UE, basada en las disposiciones de la comunicación sobre el apoyo y la observación electoral de la UE [COM(2000)191] y la Declaración de Principios para la Observación Electoral Internacional, puede interpretarse internacionalmente como que la UE considera que en Venezuela existen las condiciones mínimas para la celebración de elecciones democráticas. Esto puede ser contrario a la línea política de la UE (y de los países afines) (Punto 1.3, Conclusiones de la ExM sobre la utilidad y conveniencia de una MOE de la UE).

Pero ¿qué dice la Declaración de Principios para la Observación Electoral Internacional en relación a ese punto? Aunque está destacada como un pié de página en el informe, es de una importancia demoledora: “Punto 11. “Una organización no debe enviar una misión internacional de observación electoral a un país en condiciones que hagan probable que su presencia se interprete como una legitimación de un proceso electoral claramente antidemocrático”. Ampliando un poco mas ese detalle que “olvidó” Josep Borrell, les transcribo lo que realmente dice la Declaración de Principios:

“11. La decisión que adopte cualquier organización de organizar una misión internacional de observación de elecciones o de explorar la posibilidad de organizar una misión de observación no implica que dicha organización estime necesariamente que el proceso electoral del país que celebra las elecciones sea creíble. Una organización no debe enviar una misión internacional de observación de elecciones a un país en condiciones que hagan probable que se interprete que su presencia otorga legitimidad a un proceso electoral claramente no democrático, y en toda situación de esa índole las misiones de observación internacional de elecciones deben formular declaraciones públicas en las que aseguren que su presencia no implica esa legitimidad”. (Declaración de Principios para la observación internacional de elecciones, 27 de octubre 2005, Anexo 1, Manual de Observación Electoral de la UE, Pág. 203, https://tinyurl.com/5rkhw4ty) (resaltado nuestro).

¿Se ha visto que Borrell se haya preocupado por indicar lo que claramente establece como su obligación la normativa de la Unión Europea en esa Declaración de Principios? Y aun así su portavoz Peter Stano tuvo la osadía de declarar que “No es verdad que el alto representante haya ignorado a los expertos”, explicando que “la misión de exploración hizo un informe en verano pero que a finales de septiembre y principios de octubre la situación en Venezuela era “muy fluida”, con “muchos acontecimientos” que contribuyeron a que la UE tomara la decisión de enviar finalmente una misión de observación electoral”. Mayor desparpajo imposible (ver UE retiraría su misión electoral en Venezuela, en https://curadas.com/2021/10/14/se-caldean-los-animos-ue-retiraria-su-mision-electoral-en-venezuela/).

¿Qué estupidez es esa? ¿Es que piensan verdaderamente que la tragedia venezolana depende de las estaciones del año? Claramente este portavoz no ha leído el informe de exploración o lo está ignorando olímpicamente al igual que su jefe Borrell. De esa declaración dejaron entrever que “estarían dispuestos a “retirar” su misión de observación”. Creo que a estas alturas lo más serio que podría hacer la UE no solo sería retirar la Misión de Observación Electoral decidida, sino investigar a Josep Borrell por corrupción política y suspenderlo de su cargo. Es lo menos que podrían hacer por respeto al pueblo venezolano y como Institución seria de la Comunidad Internacional.

Caracas, 16 de Octubre de 2021

Blog: https://ticsddhh.blogspot.com/
Email: [email protected]
Twitter:@laguana
Instagram: @laguana01
Telegram: https://t.me/TICsDDHH