ALERTA: Misteriosa pestilencia amenaza la salud de varias comunidades en Puerto La Cruz

Foto: Corresponsalía lapatilla.com

 

 

 

La propagación de malos olores, sobre todo en las tardes, ha estado perjudicando desde hace unos meses a las comunidades de El Pensil y Barrio Mariño, pertenecientes a la ciudad de Puerto La Cruz.

Por Javier A. Guaipo / Corresponsalía lapatilla.com

Vecinos señalan que entre 1:30 pm y 5:00 pm, sus casas son invadidas por este molesto invitado que no les permite estar tranquilos ni adentro ni afuera.

 

Foto: Corresponsalía lapatilla.com

 

“Yo tengo dos niños y no hallo dónde meterlos. De alguna forma ya se han acostumbrado a inhalar eso y no les pega tanto, pero igual es preocupante para su salud que estén expuestos a ese hedor”, expresó Sioly González.

Lo peor del caso es que, a pesar de que muchos han percibido el olor, nadie sabe con seguridad cuál es el origen del mismo.

Por ejemplo, González lo atribuye a un escape de gas en la Refinería de Puerto La Cruz, que vale acotar se encuentra bastante cerca de ambos sectores.

Sin embargo, desde la propia refinería aseguran que hasta los momentos no se han reportado averías de este tipo.

Mientras tanto, José Reyes sugirió que podría tratarse de una fuga en las tuberías de gas doméstico, pues semanas atrás se hicieron trabajos -sin autorización- en las líneas que llevan el carburante directamente a los hogares.

 

Foto: Corresponsalía lapatilla.com

 

Este argumento es desestimado por vecinos como Patricia Cedeño, pues, a su juicio, si esta fuese la razón, el aroma tuviera una presencia frecuente.

Otros lugareños como Aureliano Méndez dan por sentado que todo este problema es producto de la quema de estupefacientes que llevan a cabo en la sede del Comando Regional 7 de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), ubicado en el sector El Pensil.

“Lo que está pasando aquí es que a ellos no les importa a cuántos afectan porque ‘están en su salsa’. Y como pueden hacer lo que les da la gana, les tiene sin cuidado que la gente se enferme por inhalar ese tipo de sustancias quemadas”.

Lo más preocupante es que la constante presencia de ese hedor ya ha comenzado a dejar consecuencias, pues son varios los que presentan dolores de cabeza, náuseas, vómito, entre otros malestares.