Pedro Carmona Estanga: La Unión Europea, logros y desafíos del presente

Pedro Carmona Estanga

La Unión Europea (UE) es sin duda, el esquema de integración más audaz y exitoso que se haya emprendido en nuestro planeta. Tras dos devastadoras guerras mundiales en menos de medio siglo, visionarios como Jean Monnet, Robert Schuman, Alcide de Gásperi y Konrad Adenauer, dieron los primeros pasos al constituir la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA) en 1951, y sentaron las bases de lo que hoy conocemos como la Unión Europea, construida en forma progresiva, pues a la CECA le siguieron la Comunidad Europea de Energía Atómica (Euratom) en 1957, y en ese mismo año el Tratado de Roma, constitutivo de la Comunidad Económica Europea.

Los pioneros tuvieron una luminosa motivación política: asegurar la paz en Europa, con medios económicos, y un énfasis inicial en el sector energético: carbón y energía atómica, como pivotes del compromiso asumido por Alemania, Bélgica, Francia, Holanda, Luxemburgo e Italia, y así generar confianza y restañar las heridas dejadas por las dos terribles conflagraciones ocurridas en menos de medio siglo. Los principios sobre los cuales se fundó el proceso fueron los de la libre competencia (hoy cuatro libertades: bienes, servicios, capitales y personas), y la doctrina de la supranacionalidad, que no es otra cosa que la creación de instituciones superiores, capaces de construir un acervo de derecho comunitario y de armonización de políticas, que son prevalentes sobre el derecho interno, merced a la renuncia voluntaria al concepto clásico de soberanía, en aras de un interés superior.

Hasta 1973, el proceso se limitó a los seis países fundadores. En esa fecha adhirieron el Reino Unido (RU), Irlanda y Dinamarca, siendo del caso recordar que el gobierno británico de ese entonces sometió la decisión a un referéndum popular, con un resultado favorable, razón por la cual no se entiende la jugada política del Primer Ministro Cameron en 2016 de promover el Brexit. Más adelante se fueron adhiriendo nuevos países, incluyendo varios de Europa del Este, cumplido el tránsito de naciones que estuvieron bajo la égida soviética a la democracia y a la economía de mercado, hasta llegar al número de 28 miembros, hoy 27 en virtud del retiro del RU el 31/12/2020.

Difíciles e importantes pasos se fueron dando para llegar a la etapa actual de una Unión Económica y Monetaria, como fueron el Acta Única Europea en 1987, considerada como la segunda revolución más importante en los años 80, junto a la caída del muro de Berlín, pues consolidó un mercado interno sin barreras y perfeccionó la estructura institucional del proceso. Luego, los Tratados de Maastricht (1993), que dio el nombre a la Unión Europea y abrió paso a la Unión Monetaria; y de otro lado los Tratados de Amsterdam (1997) y Niza (2001), que permitieron un nuevo reparto de poderes y la adhesión de los países del este, y por último, el importante Tratado de Lisboa (2007). Este instrumento aglutinó los anteriores Tratados, y le dio cabida con rango vinculante a principios fundamentales en lo económico, político, social e institucional, y en la reafirmación de los valores democráticos, de solidaridad, de derechos de los ciudadanos (civiles, políticos, económicos y sociales), la consolidación de las cuatro libertades, y los cimientos medulares de la libertad política, económica y social de los ciudadanos europeos, junto a garantías a su seguridad y protección.

Son numerosos los logros de la UE en sus 70 años de recorrido, los cuales han requerido enorme voluntad política. Entre ellos resumo los siguientes: a) No se ha repetido nunca más un conflicto bélico entre las partes; b) Es el único proceso de integración que ha alcanzado la etapa de una Unión Económica y Monetaria, con la creación del Euro, aplicado hasta hoy por 19 países, y un Banco Central Europeo responsable de la política monetaria y cambiaria de la Eurozona; c) Es el único que ha perfeccionado las cuatro libertades mediante la eliminación total de barreras a bienes, servicios, capitales y personas; d) Es el único esquema que recoge el concepto de ciudadanía nacional junto al de la ciudadanía europea; e) Ha profundizado la armonización de políticas y normas en todos los campos en los cuales actúa la integración, como son las políticas agrícola, de transportes, energía, defensa, seguridad, y relaciones externas conjuntas; f) Ha celebrado una red de acuerdos de libre comercio con numerosos países del mundo, incluyendo a Japón, Canadá, Vietnam, Chile, Colombia, Ecuador, México, Perú, Centroamérica y uno firmado pero aún no vigente con el Mercosur; g) El comercio intraeuropeo alcanza el notable promedio del 64% del comercio exterior total de las partes; h) Las exportaciones de la UE representan el 17% del total mundial, con un cifra similar para importaciones; i) La UE ha asumido el liderazgo mundial en el tema del cambio climático y transición energética, con miras a conformar un mercado interior para la energía, y exigentes metas de descarbonización, mejoramiento de la matriz energética, eficiencia energética, aceleración de la electrificación del parque automotor y modernización de los edificios en luces, calefacción y aire acondicionado; j) El Euro es la segunda zona monetaria del mundo, que rivaliza con el dólar de EEUU como moneda de intercambio y de reservas; k) El papel del Parlamento Europeo, en representación de los pueblos, ha crecido en importancia y facultades de codecisión en aspectos relevantes de la vida comunitaria; l) Se ha creado un Mercado Único Europeo a través de acuerdos de libre comercio con los países de la EFTA (Suiza, Noruega, Islandia y Liechtestein), y ahora con el TLC con el RU.

El retiro del Reino Unido significó un golpe importante, en el cual ambos resultan perdedores, pero algo más los británicos, pues ya es notoria la desaceleración económica, la afectación de las cadenas de suministro y la carencia de mano de obra, causantes de desabastecimiento, además del retiro de bancos y empresas del RU, el aislamiento relativo que ello supone ante el mundo, y el riesgo de que se aviven las tendencias independentistas en Escocia, región que junto con Irlanda del Norte, Londres y un gran segmento de jóvenes británicos, votó en contra del Brexit.

Otro reto futuro para la UE, será un manejo atinado de las tendencias nacionalistas y de ultraderecha que han surgido en países como Hungría, Polonia, Eslovaquia y Chequia, en las cuales resalta el gobernante húngaro Víctor Orbán; pero recientemente registraron un revés en Chequia con la derrota del populista Primer Ministro Andrej de Estado Babis, dando paso a una posible coalición de centro. El próximo Canciller de Alemania, país clave en el concierto europeo, Olaf Scholz, ha ratificado su firme compromiso europeísta, como es también alentador el papel del Primer Ministro italiano Mario Draghi, quien fuera presidente del Banco Central Europeo. Con todo, preocupa la confrontación con la UE protagonizada por el Primer Ministro polaco Morawecki, quien sostiene que la Constitución de su país está en ciertos campos por encima de la legislación europea, y denuncia que la UE lleva el camino de convertirse en un súper Estado, proponiendo encontrar un equilibrio entre las competencias de los Estados y las necesarias para asegurar la fuerza común de la Unión. Es un diferendo sensible, pues algunas medidas recientes del gobierno polaco limitan la independencia de los jueces nacionales o afectan los derechos de las minorías. Hay que confiar que no se llegue tan lejos como la aplicación de sanciones de la UE contra Polonia, hoy el país rebelde.

Hay que admitir que procesos complejos son susceptibles de vivir problemas, y de perfectibilidad. He sido personalmente un estudioso y admirador de los pasos y logros de Europa, interés que nació mucho tiempo atrás, cuando como joven diplomático estuve por varios años acreditado en Bruselas.