Venezuela inicia el retorno a clases presenciales sin condiciones de bioseguridad y con escuelas destruidas

Foto archivo

 

Luego de un año y medio escolar en medio de la pandemia, el Gobierno nacional llamó al retorno a clases presenciales a partir de hoy, cuyo anuncio es criticado por docentes, padres y representantes y el resto del personal educativo, pues en Lara el 90% de las instituciones no está en capacidad de recibirlos a todos ni se ha cumplido la dotación de insumos de bioseguridad ni vacunación, lo cual supone un desafío frente al covid-19 para un país que vive una crisis sanitaria.

Por María B. Jordán | LA PRENSA DE LARA

Algunos directivos han evaluado el retorno progresivo y escalonado, dependiendo de la realidad a la que se enfrentan en cada institución porque desde marzo de 2020 sólo el 3 por ciento de 2055 escuelas y liceos han recibido mantenimiento a través del plan “Una Gota de Amor”, según información oficial de autoridades de educación.

En varios países de América y Europa han vuelto a la normalidad escolar. La creación de planes anticovid, vacunación de estudiantes y normas de bioseguridad han sido pieza fundamental para evitar la propagación del virus, al punto que aplican pruebas para poder detectar posibles focos de contagios y aislar a los estudiantes.

Pero en Venezuela la realidad es otra y el estado Lara no escapa de ella, según datos del Colegio de Profesores, el 90% de instituciones no está en condiciones óptimas para recibir a los muchachos, pues no cuentan con servicios básicos, tienen la infraestructura deteriorada, no tienen los pupitres ni otros equipos porque han sido víctimas de hurtos, y además la inmunización para niños de 2 a 12 años apenas fue anunciada por el Gobierno para hoy con una vacuna de origen cubana llamada soberana, que no está aprobada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la cual el Ejecutivo nacional ya compró 12 millones de dosis.

Como una fotografía vale más que mil palabras, LA PRENSA visitó al menos ocho instituciones del oeste, este y centro de Barquisimeto, en las cuales se evidenciaron las precarias condiciones en cuanto a infraestructura y la falta de dotación de insumos de bioseguridad, de limpieza y pedagógicos. En el liceo Zarina de Asuaje, al oeste, los techos presentan filtraciones y las paredes están llenas de grietas, además no tienen servicios básicos.

“No hay agua porque falta la conexión y mantenimiento de la bomba”, expresó Rosti Fader, director de la institución, quien lamentó la falta de inversión por parte del Ministerio de Educación. “¿Cómo es posible que los muchachos vuelvan si sólo tienen unas pipas para almacenar agua y necesitan lavarse las manos todo el día para evitar el covid?”, manifestó.

En la escuela Juan Landaeta, en el sector Los Horcones, también al oeste, la situación es similar. Las dos baterías de baños no están habilitadas, no cuentan con agua porque los dos tanques fueron hurtados y entre asambleas los representantes y docentes decidieron no regresar de manera presencial, por lo menos durante el primer lapso. “Hemos enviado los informes, pero no tenemos respuesta”, dijo Marlys Giménez, directora encargada de la institución.

En el recorrido, la escuela Doctor Ruiz Pineda, al oeste; la José Gil Fortoul, en la 53 con 16 y el liceo Rafael Villavicencio tienen problemas de infraestructura, dotación y servicios básicos. En el Zarina de Asuaje y Juan Landaeta ninguno de los salones cuentan con bombillos.

Los representantes han sido pieza clave, pues se han encargado de cortar monte, mientras que en otros casos han colaborado para la limpieza de la institución.

Fenasopadres no apoya regreso
La Federación Nacional de Sociedades de Padres y Representantes (Fenasopadres), considera que las clases son necesarias; sin embargo, ratifican que no hay condiciones, tomando en cuenta la mala infraestructura, poco acceso al servicio de agua y además no cuentan con herramientas tecnológicas.

“No apoyamos el regreso porque enfrentamos infraestructuras que no están aptas, ni siquiera hay agua”, dijo Natalia Reverón, coordinadora de Fenasopadres y afirmó que es de suma importancia, porque las clases estarán inmersas en un contexto de pandemia.

Aseguró que no hay ni materiales para la limpieza.

58 escuelas listas para las clases
De las 2055 instituciones que hay en Lara, 58 han sido rehabilitadas y dotadas a través del plan “Una Gota de Amor”. La información fue ofrecida en un balance que realizó la exministra de Educación, Yelitze Santaella tras una visita a la ciudad junto al gobernador Adolfo Pereira.

De manera progresiva se irán atendiendo las instituciones hasta lograr el mantenimiento y la dotación de las 2055 que hay en el estado, con el fin que los estudiantes y docentes estén en espacios acordes durante las clases presenciales.

Las autoridades anunciaron que si hay escuelas y liceos que no estén aptos para recibir a los estudiantes y profesores, estos serán reubicados en otros que estén cercanos o sólo utilizarán espacios que estén acordes.

Entre las solicitudes de los docentes y directivos está la impermeabilización, mantenimiento y recuperación de la baterías de baños, así como el servicio de agua por tubería, reparación de fachadas y también dotación de insumos para la limpieza y la bioseguridad para todo el personal de educación.

Piden vacunas garantizadas
Como si se tratara de una carrera contrarreloj y del simple hecho de “cumplir” con la inmunización frente al comienzo del año escolar presencial, expertos cuestionan ese doble anuncio del Ejecutivo nacional que llama este lunes a la vacunación de los niños y adolescentes con los candidatos vacunales cubanos. Este jueves por la tarde, la vicepresidenta, Delcy Rodríguez, confirmaba que aplicarán dosis de la Soberana 02 a niños de 2 a 12 años, mientras más tarde el primer mandatario reiteró el llamado a partir de allí y hasta los 18 años con Abdala. Ambas sin tener una publicación en revistas científicas del resultado de las fases experimentales ni la aprobación de la Organización Mundial para la Salud (OMS).

Lo único que se conoce es la autorización del Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos (Cecmed), de Cuba, que desde principios de septiembre de 2021 autorizó la aplicación de la Soberana 02 en ese país. Pero sigue siendo cuestionado en Venezuela, cuando expertos señalan que sólo se ha publicado en Granma y corresponde a revistas o ediciones de rigor científico. Además que no se tiene la información detallada para los padres y representantes.

Huniades Urbina, secretario general de la Academia Nacional de Medicina, denuncia que “no se sabe cómo van las fases de estudio y se considera como parte de ensayo clínico”. También resalta que se tienen alrededor de 5 millones de escolares, correspondiendo el estimado de 300 mil dosis diarias para completar en tiempo récord.

Pedro Barreto, vicepresidente del Colegio de Médicos de Lara, señaló que el gremio no maneja la suficiente información al respecto y que se trata de un tema delicado por tratarse de los niños, tomado desde la prudencia.

Sin información y sin saber de la protección de posibles efectos colaterales, es la advertencia de Édgar Capriles, especialista en salud pública. Considera que se trata de una medida inconsulta, ignorando a la comunidad científica que alerta de los posibles riesgos, sin tener presente el protocolo aplicado por otros países considerando a niños a partir de 6 años de edad.

“Se toman decisiones irresponsables, sin tener resultados”, resalta de lo que cubre ese anuncio de producción de estos prototipos en 2022.