Modelo adicta al bisturí ya no puede amarrase los zapatos porque sus enormes cocos se lo impiden (FOTOS)

Modelo adicta al bisturí ya no puede amarrase los zapatos porque sus enormes cocos se lo impiden | Foto: @davidclicphoto3

 

Amber May, de 23 años, de Leicestershire, ha estado en una misión para lograr el cuerpo de sus sueños y ya ha gastado más de 90.000 dólares en su físico.

Por Daily Star
Traducción libre de lapatilla.com

La modelo que es “adicta” a la cirugía plástica ha derrochado miles de dólares en múltiples procedimientos, que incluyen sus senos 36NN.

La belleza, de Leicestershire, ha pasado por el quirófano ocho veces en los últimos cinco años.

Desde entonces, ha tenido trabajos de senos, levantamientos de glúteos brasileños, dos cirugías de rinoplastia y una ronda de eliminación de grasa bucal. La bomba también ha tenido tres rondas de liposucción de cuerpo completo y rellenos faciales, así como trabajo en sus dientes.

Comparte instantáneas de su cuerpo en Instagram, donde tiene más de 45.000 seguidores en su página.

Amber financió su transformación con su página OnlyFans, pero no ha terminado, ya que espera tener otro levantamiento de glúteos brasileño, implantes mamarios más grandes y otra rinoplastia.

Amber ha gastado 40.000 dólares en sus senos, 26.000 dólares en su trasero, 6.000 dólares en cirugías de rinoplastia y 5.000 dólares en sus dientes.

Modelo adicta al bisturí ya no puede amarrase los zapatos porque sus enormes cocos se lo impiden | Foto: @davidclicphoto3

 

Además, la modelo derrochó más de 13.000 dólares en rellenos y Botox también.

“Me gusta parecer falsa. Me gusta verme diferente, cada cirugía que tengo la espero con ansias como si fuera un pasatiempo. Me he sentido mucho más feliz y confiada con mi cuerpo desde que me sometí a todas mis cirugías”, comenta Amber.

“Yo diría que soy adicta; espero tener cirugías, nunca estoy nerviosa el día que siempre estoy emocionada. Me gusta el look con curvas, y a mis fans también les gusta verme crecer. Tengo muchos fanáticos que pagan para ver que mis senos también crecen”, agrega.

Según Amber, “ahora tengo implantes expansores que puedo rellenar mientras estoy despierta. Planeo llegar a 4000 cc, o tal vez incluso más. No lo hago para atraer a la gente, lo hago por mí. Me gusta lucir diferente y por eso lo hago”.

A la modelo le agrandaron los senos a implantes de 3000CC en septiembre, pasando de una copa KK a una talla NN. Ahora sus pechos pesan más de una piedra, gracias a los tres litros de suero salino en cada seno.

Modelo adicta al bisturí ya no puede amarrase los zapatos porque sus enormes cocos se lo impiden | Foto: @davidclicphoto3

 

Si bien le encanta cómo se ven, su busto ciertamente se interpone en el camino de la vida cotidiana a veces.

“La ropa es realmente difícil de comprar. Tengo que comprar ropa elástica, pero aun así, a veces no me quedan. Es una tontería, pero una cosa que noté después de mi tercer aumento de senos es atar los cordones de los zapatos: ya no puedo ver mis pies. Y tampoco puedo correr”, afirma.

A pesar de su apariencia, Amber asegura que ningún cirujano la ha rechazado, pero recibe negatividad un poco más cerca de casa.

“[Mi familia] no está de acuerdo o no les gustan las cirugías que hago, pero ahora están acostumbrados, simplemente lo aceptan. Mi madre piensa que mis senos se ven ridículos y no quiere que crezca, pero aún tengo reservas para hacerlo en enero”, comenta.