Venezuela en riesgo por aumento de enfermedades transmisibles

Foto archivo. Un trabajador de la salud toma la mano de un paciente en la unidad de cuidados intensivos del Hospital público Ana Francisca Pérez de León II en Caracas, Venezuela. | Foto: AP

 

El país está en cuenta regresiva para la explosión de posibles rebrotes de enfermedades transmisibles, es la advertencia que lanza la organización Convite, frente a condiciones desfavorables que empiezan por las fallas de servicios públicos, prioridad a la pandemia por covid-19 y hasta por la influencia de ciertos lapsos con los cambios climáticos. Un cóctel que marca la pauta con diarreas, amebiasis y hepatitis en diversas regiones, frente a la exposición de la insalubridad que resta calidad de vida a los venezolanos.

Por La Prensa de Lara

La ausencia del boletín epidemiológico desde 2015 evita tener la data exacta, pero el estudio que fue realizado en agosto de 2021 por dicha organización apunta al incremento de este tipo de enfermedades en Anzoátegui, Apure, Guárico, Mérida, Sucre, Zulia, Táchira y Delta Amacuro, sin dejar por fuera a Caracas y con algunos pronósticos en Lara que no escapa a esa realidad. Los cuadros diarreicos llevan la delantera en esta lista con 33.977 casos, seguido de la amebiasis en 4.213 y 258 detectados con dengue, pero también figuran hepatitis, sospechosos de sarampión, meningitis bacteriana, entre otros.

Los estados fronterizos tuvieron un mayor alza, correspondiendo a Apure con incidencia en síndrome viral y de micosis superficial. Táchira saltó con 96% de los sospechosos de sarampión, contando con 230 de los 239 registrados y 15 de difteria. En tuberculosis reportan 16 infectados en Zulia, correspondiendo al 57% del registro, siendo más alto que Caracas al contabilizar 5 contagiados.

Un cuadro que se desencadena de un rosario de dificultades, cuyas cuentas están representadas por las fallas de servicios públicos, principalmente desde la ausencia del suministro fijo de agua que impide la higiene personal, limpieza de la casa y hasta la adecuada manipulación de alimentos. Además de un sistema público de salud con deficiencias en la atención primaria, frente a la transformación de centros de diagnóstico a centinelas y con la red ambulatoria sin la mayor cobertura para el control en las comunidades.

Leer más en: La Prensa de Lara