David Buick, el genio pionero de los automóviles que murió sin un centavo

 

A medida que los inventores dejan huella en la historia, David Dunbar Buick se ubica entre los mejores.

Por BBC

Se le ocurrió un sistema de aspersores de césped, un dispositivo para descargar el inodoro y una forma de esmaltar lavabos y bañeras de hierro fundido, un proceso que todavía se utiliza.

Pero su mayor reclamo a la fama fue la creación de un vehículo que se convertiría en la base que usaría uno de los productores de automóviles más grandes del mundo, General Motors.

Más de 50 millones de vehículos llevaron el nombre de Buick en el siglo pasado.

Pero a pesar de hacer no solo una, sino dos fortunas, terminaría prácticamente sin un centavo.

Su historia llevó a un empresario y filántropo estadounidense contemporáneo a decir: “Bebió un sorbo de la copa de la grandeza y luego derramó lo que contenía”.

Pero ¿cómo llegó a eso?

Los negocios

La historia de Buick sugiere que tenía la brillantez de un inventor pero poco sentido comercial.

Siendo un niño, se mudó en 1856 de Arbroath, en Escocia, a Estados Unidos, donde cofundaría un negocio de plomería.

Fue uno de sus únicos éxitos rotundos, ya que aprovechó su genio inventivo.

Pero Buick no estaba contento. A finales del siglo XIX, había encontrado otra obsesión: el motor de combustión interna.

Vendió su parte del negocio de la plomería por US$ 100.000 (equivalente a US$ 3,3 millones en la actualidad) y comenzó su propia empresa de automóviles.

Buick Auto Vim iba a crear el motor varillero, que todavía se usa, pero para 1902, solo había producido un automóvil y su dinero se había agotado.

Para leer la nota completa, aquí