Mentiras y un intento de suicidio: Temible relato detrás de un joven adicto a los videojuegos

Cam Adair da charlas en todo el mundo sobre los peligros de la adicción a Internet.

 

 

 

Cam Adair finalmente se dio cuenta de que su adicción a los videojuegos estaba fuera de control cuando pensó en acabar con su vida. Así lo reseñó BBC Mundo.

“Luché contra mi adicción durante 10 años”, cuenta el canadiense de 32 años.

“Dejé la escuela secundaria, nunca fui a la universidad y fingí tener trabajos para engañar a mi familia”.

“Una noche escribí una nota de suicidio y fue cuando me di cuenta de que necesitaba ayuda. Ahora lleno 3.860 libre de la adicción a los videojuegos”.

Adair es el fundador de Game Quitters (“Desertores de los juegos”), un grupo de apoyo en línea para personas que luchan contra la adicción a los videojuegos.

Tiene más de 75.000 miembros en todo el mundo.

La tecnología, y específicamente internet, han ayudado a mantener al mundo en funcionamiento durante los confinamientos por el coronavirus, reconoce Adair, pero también ha hecho ese tiempo más difícil para personas como él.

“La pandemia me llevó a pasar más tiempo de lo habitual en Twitch (un servicio de streaming o transmisión en vivo que se enfoca en personas en juegos de computadora) y YouTube”.

“Gran parte de ese contenido (de YouTube) eran transmisiones de videojuegos, lo que podían desencadenar una fuerte recaída”.

“Afortunadamente la pude evitar, pero conozco a muchas personas en la comunidad de Game Quitters que cayeron nuevamente en su adicción durante la (pandemia de) covid-19”.

Los jóvenes pueden pasar horas y horas jugando juegos de computadora.

 

En un artículo publicado en la revista CNS Drugs sobre adicción a internet, los investigadores Martha Shaw y Donald W Black, del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Iowa en Estados Unidos, aseguraban que la dependencia a los videojuegos es parte de una adicción más amplia a internet.

El estudio la define como “preocupaciones, impulsos o comportamientos excesivos o mal controlados con respecto al uso de la computadora y el acceso a internet que conducen a un impedimento o angustia”.

Podría pensarse que esta dependencia no es tan grave como el alcoholismo o la adicción a las drogas, pero puede ser muy debilitante para quienes la padecen.

Clic AQUÍ para seguir leyendo.