Tres hermanas cuentan cómo sobrevivieron al terror de Auschwitz “con una sonrisa”

La escritora Heather Morris con Livia (izquierda) y Magda (centro) Meller. CEDIDA POR ESPASA

 

 

 

En la primavera de 2019, Oded Ravek se preparaba a visitar con su madre en Israel cuando compró antes de salir de Canadá un libro para el viaje. Se trataba de El tatuador de Auschwitz, de la escritora neozelandesa Heather Morris. Cuando llegó se lo dio a su madre para que lo leyera y esta se alegró mucho al descubrir que había conocido a Lale, el protagonista. Inmediatamente, esta familia escribió a la autora, que casualmente se encontraba de promoción en Sudáfrica, y desvió su retorno para pasar por Israel a conocer a Livia. Así lo reseñó 20Minutos.

De aquel encuentro nació Las tres hermanas (Espasa, 2021) la última novela de Heather Morris llegada a España que cuenta la historia de las tres hermanas Meller -Livi era la menor- que fueron arrancadas de su hogar y su familia en Vranov (Eslovaquia) y fueron enviadas a los campos de concentración nazis. Tenían 19, 17 y 15 años. Trataron de seguir el consejo de su familia de seguir juntas. Y sobrevivieron al infierno. Como una de sus nietas recuerda en el posfacio de la novela, su safta (abuela) le susurraba: “Eres mi victoria. Mi familia es mi victoria”.

Morris irrumpió como un ciclón en 2018 con El tatuador de Auschwitz y de aquel éxito fueron naciendo sus dos siguientes novelas. Escritora y guionista, esta neozelandesa estudió también trabajo social y trabajado veinte años en un hospital de Melbourne (Australia). De forma casual conoció a Lale, el protagonista de aquella primera historia que se había marchado a vivir a novela Australia y quería contar su historia. Y a través de ella conoció la historia de Cilka, de la que nació El viaje de Cilka. Y, como hemos visto, también la conectó con las hermanas Meller. Las novelas de Morris han vendido 6.000.000 de ejemplares por todo el mundo, de los que 200.000 son de sus ediciones en español.

“¡Cómo lo iba a planificar!”, responde Morris desde Australia a 20minutos cuando se le pregunta por esta concatenación de afortunadas casualidades, “me gustaría decir que sí, pero fue todo espontáneo”.

Clic AQUÍ para seguir leyendo.