Antón Chamberlin: Los peligros del litio de propiedad estatal en México

 

En 1982, México había nacionalizado el 85% de su economía. Los años ochenta no trataron a México con amabilidad y los supuestos intentos de neoliberalización se apoderaron de México a finales de los ochenta y los noventa. Pero a medida que la estupidez de los emprendimientos gubernamentales se desvanece de nuestra memoria colectiva, los viejos métodos se reintroducen. A pesar de su historial de fracasos, el gobierno mexicano, encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, parece empeñado en repetirlos.

Por ejemplo, como parte de su intento de «organizar» el sector energético (tal vez enlace aquí al último artículo que envié), México creará una nueva empresa estatal que se encargará del litio de la nación. Como señaló El Financiero, «La titular de la Secretaría de Energía, Rocío Nahle, confirmó que la exploración y explotación del mineral requerirá la creación de una empresa estatal.» Cuando se le preguntó sobre esta medida, Nahle recordó la expropiación de las compañías petroleras en México en 1938, una medida que Nahle elogió, diciendo: «Durante ocho décadas, [la expropiación petrolera] nos dio riqueza, escuelas, hospitales, carreteras…. El litio será lo mismo, sin duda, y creo que será más rápido, un mineral tan estratégico que hoy es materia prima para la fabricación de baterías».

Esta apelación a PEMEX, la compañía petrolera estatal que fue el resultado de la expropiación de 1938, es, francamente, hilarante. De hecho, el mismo día que El Financiero publicó el artículo, también publicó un artículo en el que se afirmaba que el gobierno mexicano iba a cubrir las deudas de PEMEX (que suman aproximadamente 36.000 millones de dólares) que vencen en 2024. Una empresa estatal manejada tan bien que hay que dejar caer el velo amiguista para que el Estado pueda salvar a su hijo corporativista es el modelo propuesto para esta nueva empresa de litio! Qué grandioso.

Como se explicó anteriormente, Ludwig von Mises y Murray N. Rothbard dejaron muy claro que no hay nada que el gobierno mexicano pueda hacer que beneficie al pueblo mexicano. Es apodícticamente imposible que la acción del Estado persiga el bien común. Esta toma de poder por parte de las élites en la Ciudad de México sólo los beneficiará a ellos y a quienes están conectados con ellos. Parece demasiado obvio incluso para escribirlo, pero monopolizar la producción de litio no puede hacer más ricos a los mexicanos. No funcionó con el petróleo, no funcionó con los bancos y no funcionará con el litio. Incluso si esta nueva empresa fuera capaz de reducir el precio de las baterías y otros productos de litio por debajo del precio actual del mercado, sería infantil cantar victoria.

Si el gobierno mexicano decidiera gastar todo el PIB de la nación en crear el ordenador más potente conocido por el hombre, no dudo que se crearía un ordenador potente. Pero, ¿cuál sería el coste? El hambre de todo el país. Lo mismo ocurre aquí. Incluso si el Estado consigue reducir el precio del litio, esto no creará riqueza; sólo provocará una redistribución de los recursos. Esta redistribución alejaría los recursos de los deseos y necesidades de la gente, empobreciendo a la sociedad. ¿De qué sirve que las baterías sean más baratas si los precios de los alimentos suben? Nunca se repetirá lo suficiente: el Estado no puede crear. El Estado sólo roba y redistribuye. Sólo desbarata. No puede beneficiar a la sociedad de ninguna manera, incluso si toma el control del litio. Sólo el ahorro y la inversión, alimentados por el respeto a los mercados, harán más ricos a los mexicanos. La injerencia del Estado sólo estorbará.


Este artículo fue publicado originalmente en Instituto Mises el 19 de noviembre de 2021