Estudio científico avaló la protección de las mascarillas de tela después de un año de uso

La utilización de mascarillas de tela ayuda a evitar una gran contaminación del medio ambiente.

 

Los barbijos o mascarillas de tela reutilizables que la gente ha estado usando durante el último año y medio de pandemia han recibido un espaldarazo para continuar siendo protagonistas en los ámbitos cerrados para evitar contagios por COVID-19.

Por Infobae

Un reciente estudio científico de la Universidad de Colorado en Boulder encuentra que lavarlos y secarlos no reduce su capacidad para filtrar las partículas virales. “Son buenas noticias para la sostenibilidad”, dijo la autora principal Marina Vance, profesora asistente en el Departamento de Ingeniería Mecánica Paul M. Rady. “Esa mascarilla de algodón que has estado lavando, secando y reutilizando, probablemente todavía esté bien, no lo tires”.

El estudio, publicado en la revista Aerosol and Air Quality Research, también confirma investigaciones previas que indican que colocar una mascarilla de algodón encima de una mascarilla quirúrgica —que se ajusta correctamente a la cara— brinda más protección que la tela sola.

Ciencia para la sostenibilidad

Desde el comienzo de la pandemia, se han generado aproximadamente 7200 toneladas de desechos médicos todos los días, muchos de los cuales son máscaras de un solo uso que al finalizar el día o una salida puntual terminan en la basura. “Nos molestó mucho el comienzo de la pandemia, cuando salíamos y veíamos todas estas máscaras desechables ensuciando el medio ambiente, así que estaba ansiosa por unir fuerzas con los científicos del cercano Laboratorio Nacional de Energía Renovable (NREL) que se acercaron para estudiar cómo el lavado y el secado afectan las máscaras de tela reutilizables”, indicó Vance, quien también forma parte del cuerpo docente del programa de ingeniería ambiental.

Su proceso fue bastante simple: crear cuadrados de algodón de doble capa, lavarlos y secarlos repetidamente (hasta 52 veces, el equivalente a un lavado semanal durante un año) y probarlos entre aproximadamente cada 7 ciclos de limpieza. Si bien las máscaras no estaban probando con personas reales, sino que estaban montadas en un extremo de un embudo de acero a través del cual los investigadores podían controlar un flujo constante de aire y partículas en el aire, los investigadores probaron las máscaras usando condiciones realistas a la vida real, con altos niveles de humedad y temperaturas para imitar el impacto en la máscara de nuestra respiración.

Si bien las fibras de algodón comenzaron a deshacerse con el tiempo después de repetir el lavado y el secado, los investigadores encontraron que eso no afectó significativamente la eficiencia de filtración de la tela. El único cambio notable fue que la resistencia a la inhalación aumentó ligeramente, lo que significa que la máscara puede parecer un poco más difícil de respirar después de un poco de desgaste.

“La microscopía electrónica de barrido reveló que el lavado y el secado condujeron a la deconstrucción gradual de las fibras de algodón a una escala de varios micrómetros a cientos de nanómetros en forma de delaminación de la pared de la fibra y fibrilación de los componentes de las nanofibras. Los resultados indican que las máscaras de tela pueden colocarse sobre las máscaras quirúrgicas para obtener beneficios adicionales, y que las máscaras de tela hechas de tela de algodón se pueden lavar y reutilizar varias veces sin una pérdida significativa en la eficiencia de filtración”, concluyeron los expertos.

El ajuste de la mascarilla es fundamental

La forma del rostro de cada persona varía significativamente. Por lo tanto, dependiendo de la forma de la máscara y de qué tan bien la ajuste la persona, puede que le quede bien o no. Investigaciones anteriores han demostrado que una mascarilla mal ajustada puede dejar pasar hasta el 50% de las partículas transportadas por el aire que inhalamos y exhalamos, así como el virus. Este estudio no es el primero en encontrar que las máscaras de tela brindan menos protección que las máscaras quirúrgicas o una combinación en capas de máscaras quirúrgicas y de tela.

Midiendo qué tan bien la máscara filtraba el aire que se inhala (protegiendo a la persona que usa la máscara, sin reducir la transmisión desde la fuente), este estudio encontró que las máscaras de tela de algodón filtraban hasta el 23% del tamaño de partícula más pequeño (0.3 micrones) en que el virus puede viajar. Los pañuelos filtraban aún menos, con solo un 9%. En comparación, las máscaras quirúrgicas filtraron entre el 42 y el 88% de las partículas diminutas, y las máscaras de algodón sobre las máscaras quirúrgicas alcanzaron una eficiencia de filtración cercana al 40%. Como era de esperar, las máscaras KN95 y N95 obtuvieron los mejores resultados, filtrando el 83-99% de estas partículas.

Pero si bien este estudio encontró que las máscaras de tela por sí solas brindan menos protección contra el virus que un enfoque en capas o las máscaras desechables, como las máscaras quirúrgicas, KN95 y N95, sigue siendo información importante para quienes confían en la tela por su comodidad, asequibilidad y reutilización, apuntaron los autores.

“Creo que la mejor máscara podría ser la que realmente vas a usar. Y eso se ajustará perfectamente a tu cara sin ser demasiado incómodo “, dijo Vance.