EEUU mantendrá intactas las sanciones al chavismo tras elecciones del #21Nov

Cortesía

 

La administración estadounidense mantendrá el rumbo sobre las sanciones petroleras de Venezuela después de considerar que las elecciones locales del 21 de noviembre en el país no fueron ni libres ni justas, sino que terminaron con un breve coqueteo con una política más conciliadora.

Por: Haik Gugarats | Argus Media

El régimen de Nicolás Maduro “privó a los venezolanos una vez más de su derecho a participar en un proceso electoral libre y justo”, dijo el secretario de Estado de Estados Unidos, Tony Blinken, un día después de que Maduro celebrara la victoria de su Partido Socialista Unido (Psuv), cuyos candidatos barrieron la mayoría de las carreras para gobernador y locales en medio de una baja participación.

La administración del presidente Joe Biden a principios de este año dijo que consideraría levantar algunas de las sanciones del sector financiero y petrolero vigentes contra la estatal Pdvsa y hacia el régimen venezolano, si las elecciones mostraban “avances sustanciales y creíbles” hacia la restauración de la democracia en Venezuela.

Pero incluso antes de que comenzara la votación, los funcionarios estadounidenses describieron el proceso como ni libre ni justo y dijeron que las sanciones seguirían vigentes.

Las sanciones financieras vigentes desde 2017 y las sanciones petroleras de 2019 han afectado la producción de Pdvsa. Pero Venezuela ha encontrado formas de adaptarse: la producción de crudo ha superado los 600.000 b / d, reflejando en parte las importaciones de condensado de Irán que están ayudando a Pdvsa a diluir el crudo extrapesado de la faja petrolífera del Orinoco. Venezuela producía más de 1,2 millones de b / d antes de que entraran en vigor las sanciones petroleras.

La administración de Biden ha mantenido la política de sanciones de su predecesor y el reconocimiento del opositor Juan Guaidó como líder interino del país, a pesar de las dudas sobre si la política puede lograr el objetivo de Estados Unidos de obligar a Caracas a celebrar elecciones presidenciales y parlamentarias competitivas.

El brazo de aplicación de sanciones del Departamento del Tesoro, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC), en una presentación de septiembre ante un tribunal de EE. UU. Sopesando cómo subastar el brazo de refinación estadounidense de Pdvsa Citgo en nombre de los acreedores sugirió que el fin de la Asamblea Nacional controlada por la oposición venezolana. El mandato de enero de 2022 también pondría fin a la autoridad de Guaidó como presidente interino.

Pero algunos demócratas y republicanos de línea dura en el Congreso de los Estados Unidos, sensibles al sentimiento de los votantes conservadores antes de las elecciones de mitad de período de noviembre de 2022, han pedido a Biden que mantenga la ficción de que Guaidó es el líder legítimo de Venezuela, a pesar de que otras fuerzas de oposición están ganando terreno dentro del país. Y esa presión interna parece haber funcionado.

“Reconocemos al presidente interino Guaidó ya su gobierno”, dijo la semana pasada a los legisladores el subsecretario de Estado Brian Nichols. “Seguimos trabajando estrechamente con ellos y no espero ningún cambio en ese sentido”.

El gobierno venezolano se retiró de las negociaciones con la oposición dominante en octubre. Antes de las elecciones del 21 de noviembre, las divisiones de la oposición se profundizaron, en particular sobre la posibilidad de participar en las elecciones del 21 de noviembre como táctica de movilización. Los diplomáticos estadounidenses tuvieron que proteger a los candidatos de la oposición que participaron en el proceso de las críticas de figuras más duras que insistieron en mantener un boicot electoral.

“Felicitamos a los partidos políticos y candidatos, así como a los votantes que decidieron participar en este proceso a pesar de sus fallas”, dijo Blinken.

Después de que finalice el mandato formal de Guaidó en enero, es probable que Estados Unidos mantenga su reconocimiento de él como el último líder legítimo del país, a pesar de que el propio Guaidó tiene un apoyo cada vez menor en Venezuela. Este escenario de status quo reabriría un abismo político con la UE, que envió una misión para monitorear las elecciones venezolanas y se ha inclinado más a usar zanahorias en lugar de palos para tratar con Caracas.

La misión electoral de la UE hizo una evaluación optimista de la votación a pesar de señalar deficiencias como la falta de registro de algunos candidatos de la oposición y el uso de obsequios de combustible y alimentos para influir en los votantes por parte de los miembros del partido gobernante. Las elecciones marcaron el regreso de “la mayoría de los partidos políticos y candidatos a la arena electoral”, dijo hoy el comisionado de Asuntos Exteriores de la UE, Josep Borrell, y expresó su esperanza de que su misión de observadores ayude a facilitar elecciones creíbles e inclusivas en el futuro, incluida una elección presidencial. .

Traducción libre del inglés por lapatilla.com