WP: Los migrantes venezolanos son un nuevo desafío fronterizo para la administración de Biden

FOTO DE ARCHIVO: Familias de migrantes venezolanos que buscan asilo caminan en el agua mientras cruzan el río Grande hacia Estados Unidos desde México en Del Rio, Texas, Estados Unidos, 26 de mayo de 2021. REUTERS / Go Nakamura / Foto de archivo

 

Un número récord de migrantes venezolanos ha estado cruzando a los Estados Unidos en los últimos meses, lo que plantea un nuevo desafío fronterizo para la administración Biden y genera preocupaciones de que más de los casi 6 millones de personas desplazadas de la nación sudamericana podrían dirigirse hacia el norte.

Con información The Washintong Post /Traducción Libre lapatilla.com

Las autoridades estadounidenses interceptaron a 13,406 migrantes venezolanos a lo largo de la frontera con México en octubre, el total más alto en un mes y más del doble del número de detenidos en agosto. La afluencia incluye a venezolanos que dejaron sus hogares hace años hacia Colombia y otros países de la región, así como a emigrantes más recientes que huyen de la violencia, el colapso económico y el régimen autoritario.

El gobierno de Estados Unidos no reconoce a Nicolás Maduro como el presidente legítimo del país, lo que limita la capacidad del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos para enviar migrantes de regreso.

Como resultado, casi todos los venezolanos que cruzan la frontera mexicana están siendo liberados en Estados Unidos. ICE llevó a cabo solo 150 deportaciones a Venezuela entre octubre de 2020 y agosto de 2021, un período en el que casi 40.000 venezolanos cruzaron ilegalmente la frontera de Estados Unidos, según estadísticas de la agencia.

Esas cifras contrastan con el trato a los migrantes haitianos, a quienes la administración Biden ha expulsado en masa desde septiembre utilizando la ley de salud pública de emergencia del Título 42. El mes pasado, menos del 1 por ciento de los venezolanos fueron expulsados bajo el Título 42, mientras que el 48 por ciento de los haitianos fueron devueltos.

“Este es un asunto difícil para la administración”, dijo Andrew Selee, presidente del Instituto de Política Migratoria no partidista en Washington. “No quieren enviar gente de regreso a Venezuela. Al mismo tiempo, si se permite la entrada a ciudadanos venezolanos, se crean incentivos para que otros lo intenten ”.

El nuevo patrón de migración es diferente de las oleadas anteriores de llegadas de venezolanos porque está ocurriendo a lo largo de la frontera sur de Estados Unidos e incluye una gran proporción de migrantes que abandonaron su país hace años. Estos “desplazamientos secundarios” abarcan un rango social y económico mucho más amplio que el de los venezolanos más ricos y de clase media que han llegado durante las últimas dos décadas, a menudo reasentando en el sur de Florida después de volar a Estados Unidos, muchos con visas.

La nueva afluencia venezolana también es una prueba para los políticos republicanos que históricamente han dado la bienvenida a refugiados de estados socialistas y comunistas, pero cuyas opiniones sobre inmigración se endurecieron bajo el presidente Donald Trump. Mark Krikorian, director del Centro de Estudios sobre Inmigración, cuyas propuestas para reducir la inmigración han sido ampliamente aceptadas en el Partido Republicano, argumenta que los venezolanos deberían buscar refugio más cerca de casa o del primer país al que llegan.

“No hay excusa para que la gente de Venezuela vuele a México y solicite asilo en los Estados Unidos”, dijo Krikorian. “Los republicanos sentirán una simpatía instintiva por las personas que huyen de los regímenes socialistas, pero tampoco querrán liberar a un gran número de personas en Estados Unidos fuera de los límites del sistema de inmigración, y eso podría hacer avanzar la discusión sobre el asilo, para que podamos participar en una reevaluación fundamental de cómo funciona el sistema “.

Los venezolanos no requieren una visa de turista para visitar México, por lo que muchos han estado volando a ciudades fronterizas mexicanas y cruzando la frontera a Del Rio, Texas, o Yuma, Arizona. Ambos lugares tienen la reputación de ser puntos de cruce más fáciles y con menos secuestros. por organizaciones criminales, y esos dos sectores de la Patrulla Fronteriza representaron más del 95 por ciento de las llegadas venezolanas el mes pasado.

Los funcionarios estadounidenses le han pedido a México que endurezca los requisitos de entrada para los venezolanos, pero el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador ha cultivado lazos más amigables con el gobierno de Maduro. Las aerolíneas que operan entre Caracas, Venezuela y Cancún, México, informan un gran número de pasajeros que no se registran para sus vuelos de regreso.

Los funcionarios estadounidenses también instan a Colombia, Ecuador y otros países de la región a recuperar a los venezolanos que se establecieron en esos países antes de emprender el viaje a Estados Unidos. El secretario de Estado Antony Blinken encabezó una delegación estadounidense a una cumbre el mes pasado en Colombia para promover la coordinación regional sobre la gestión de la migración.

Eduardo Maia Silva, portavoz del Departamento de Seguridad Nacional, dijo que los funcionarios estadounidenses están trabajando para “garantizar procesos de inmigración seguros, ordenados y humanos”.

“El DHS, en coordinación con el Departamento de Estado, tiene discusiones regulares con países socios en el Hemisferio sobre asuntos relacionados con la migración y continúa colaborando con gobiernos extranjeros para mejorar la cooperación con países que sistemáticamente rechazan o retrasan la repatriación de sus nacionales”, Maia Silva dijo en un comunicado.

Gran parte de esos esfuerzos se han centrado en instar a México a imponer nuevos requisitos de visa y vigilar sus aeropuertos para los migrantes que utilizan los aeropuertos del país como trampolín. Las restricciones más estrictas a los viajeros ecuatorianos a México llevaron a una fuerte caída en los migrantes encontrados por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU., De 17,611 en agosto a 744 el mes pasado, según muestran los datos de CBP.

Durante la administración Trump, los venezolanos fueron devueltos al otro lado de la frontera bajo el programa “Permanecer en México” que requería que los solicitantes de asilo esperaran fuera del territorio estadounidense mientras se procesaban sus solicitudes. El presidente Biden puso fin al programa después de asumir el cargo, pero un tribunal federal ordenó a su administración restaurarlo .

Los funcionarios estadounidenses dicen que están trabajando en los últimos detalles con las autoridades mexicanas en preparación para un posible reinicio en las próximas semanas, pero no está claro si México aceptará a los solicitantes de asilo venezolanos bajo una nueva versión del programa.

Venezuela se ha convertido en una de las naciones más pobres del hemisferio occidental bajo Maduro, a pesar de poseer las mayores reservas probadas de petróleo del mundo. El débil sistema de salud pública del país quedó paralizado por la pandemia, y partes del campo venezolano están gobernadas por narcotraficantes y grupos insurgentes .

En marzo, el gobierno de Biden designó a los venezolanos para el estatus de protección temporal (TPS), protegiendo a los solicitantes elegibles de la deportación al citar “condiciones extraordinarias y temporales en Venezuela que impiden que los ciudadanos regresen de manera segura, incluida una compleja crisis humanitaria marcada por el hambre y la desnutrición generalizadas, una creciente influencia y presencia de grupos armados no estatales, represión y una infraestructura en ruinas ”.

Los funcionarios estadounidenses estiman que 323,000 venezolanos que viven en los Estados Unidos sin estatus legal son elegibles para solicitar el estatus de protección, más que cualquier otra nación designada para TPS.

Solo los venezolanos presentes en los Estados Unidos antes del 8 de marzo de 2021 eran elegibles para el estatus de TPS, pero muchos de los migrantes que llegaron en los últimos meses le dijeron a las autoridades que creían que también recibirían las protecciones, según Wilfredo Allen, un abogado de inmigración. en Miami cuya oficina ha estado ocupada con clientes venezolanos.

Incluyen adultos solteros que viajan solos y grupos familiares. Los venezolanos que solicitan asilo en Miami tienden a tener un buen desempeño en los tribunales de inmigración de la ciudad, dijo Allen, y reciben la aprobación a una tasa mucho más alta que otras nacionalidades.

“En este momento, probablemente el mayor porcentaje de personas que obtienen asilo son venezolanos”, dijo Allen. Aquellos cuyos reclamos son rechazados a menudo intentan obtener la residencia a través de otros medios, incluido el patrocinio familiar o el empleo, dijo Allen, así como los matrimonios de conveniencia. Las autoridades de inmigración están tomando medidas enérgicas, dijo.

Durante el año fiscal 2021 que terminó en septiembre, 48,678 venezolanos fueron puestos bajo custodia de CBP después de cruzar la frontera con México, frente a los 2,787 durante el año fiscal anterior, según muestran las estadísticas de CBP . Venezuela fue la cuarta fuente más grande de migrantes detenidos por CBP el mes pasado, después de México, Honduras y Guatemala.

Los funcionarios de las Naciones Unidas dicen que hay algunos venezolanos entre los muchos migrantes indigentes que viajan hacia el norte por tierra a través de la peligrosa región de Darien Gap en Panamá, una ruta muy utilizada por los migrantes haitianos. Otros están volando hacia Nicaragua, cuyo presidente socialista, Daniel Ortega, es un aliado de Maduro.

“Los estadounidenses asumen que se trata de que las personas lleguen a la frontera de Estados Unidos, pero la mayoría de los migrantes en el hemisferio occidental se han mudado a otros países de América Latina y el Caribe”, dijo Selee. “Si ese grupo está comenzando a moverse hacia el norte, este será un problema mucho mayor de lo que ha sido en el pasado”.