Acusados de los atentados en Francia de 2015 no van a juicio en protesta por el anonimato de los testigos

Su boceto judicial realizado el 8 de septiembre de 2021 muestra a Salah Abdeslam, el último miembro superviviente de la célula yihadista de los atentados de París del 13 de noviembre de 2015, durante el primer día del juicio por los atentados de París y Saint-Denis de noviembre de 2015. en una sala de audiencias temporal instalada en el histórico Palacio de Justicia de París el 8 de septiembre de 2021. – El juicio más grande en la historia legal moderna de Francia comenzó el 8 de septiembre de 2021 por los ataques de noviembre de 2015 en París y Saint-Denis que tuvieron lugar 130 personas asesinadas en el Stade de France, bares, restaurantes y la sala de conciertos Bataclan. El atentado suicida y el asalto con armas de fuego de tres equipos de yihadistas, planeado desde Siria y luego reivindicado por el grupo Estado Islámico, fue la peor atrocidad de la posguerra en Francia. (Foto de Benoit PEYRUCQ / AFP) /

 

Varios de los principales acusados de los atentados del 13 de noviembre de 2015 en París y Saint Denis, entre ellos Salah Abdeslam, se negaron este jueves a acudir al proceso en protesta por el anonimato de los investigadores belgas llamados a declarar, algo muy criticado también por algunas de sus defensas.

Además de Abdeslam, el único superviviente del comando que provocó 130 muertes en el Estadio de Francia, varias terrazas y, sobre todo, la sala de conciertos Bataclan, el boicot a la audiencia fue seguido por Mohamed Abrini, Sofien Ayari y Osama Krayem.

La abogada de Abdeslam, Olivia Ronen, consideró injustificable la decisión de las autoridades judiciales belgas de imponer el anonimato a los investigadores de ese país llamados a testificar en el proceso que tiene lugar en un tribunal especial abierto en septiembre.

Recordó que investigadores austríacos han declarado en los últimos días y que algunos de los policías belgas cubiertos ahora por el anonimato aparecen en reportajes de televisión “a cara descubierta”.

Otros abogados de la defensa también mostraron su desacuerdo con esa decisión.

EFE