Banda organizada de mujeres se reactiva para azotar tiendas en Margarita ante cercanía de Navidad

 

En la isla de Margarita, estado Nueva Esparta, la banda “las achipaneras” se reactivaron con la cercanía de las fiestas navideñas, para azotar a los comerciantes y transeúntes del casco central de la ciudad de Porlamar.

Por Lisbeth Miquilena / La Patilla

Los vendedores y usuarios de los bulevares Gómez y Guevara de la ciudad marinera, denuncian que desde hace tres años una banda organizada de mujeres residentes del sector popular Achipano, se ha convertido en una amenaza, puesto que se dedican a robar en las tiendas así como a las personas que circulan por la zona.

Según José Gregorio Cardona, comerciante de Porlamar, ellas ingresan a las tiendas para amedrentar a las señoras y bajo amenazas las roban. “Así sea a las fuerzas ellas cometen el delito y si no pueden, amenazan a los de seguridad, ya que entran a las tiendas en grupos de cuatro o seis mujeres”, expresó.

Otro modus operandi que emplean “las achipaneras” es distraer a las vendedoras preguntando por los precios de la mercancía, mientras las otras aprovechan para robar.

“Son unas mujeres astutas, en el momento que agarran las prendas uno medio se descuida y la guardan en un bolso. Hay que estar muy pila porque siempre traen bolsos preparados para que la alarma no suene, ya que los forran de aluminio”, explicó Frangelys Malavé, vendedora de una tienda del casco comercial de Porlamar.

Los afectados detallaron que dichas mujeres son jóvenes y de buen parecido, como para no llamar la atención de la seguridad de las tiendas. Además, operan en grupo y de manera muy rápida.

“Es lamentable ver chicas con tan buena apariencia en estas fechorías, pudiendo trabajar”, comentaron algunos comerciantes afectados.

Hicieron un llamado a los organismos policiales para que sean capturadas, ya que los afectados afirman que las tienen plenamente identificadas, y a pesar de ser denunciadas reina la impunidad.

Otros aseguran que las detienen y enseguida las liberan, lo que hace pensar en una posible complicidad con algunos funcionarios de los organismos de seguridad.